Últimas noticias
Skip to main content

Aunque el sector tuvo un crecimiento de 6.3 % para el período enero-marzo 2022, la situación actual que se vive frente a las alzas desmedidas de los materiales de construcción, representa una preocupación para sus actores y para los adquirientes de inmuebles nuevos, muchos de los cuales tendrán que pagar sumas adicionales a las planificadas ante el alza inminente que registrarán los precios de las viviendas.

SANTO DOMINGO.-Por la creación de empleo y su incidencia en el crecimiento de la economía, el gobernador del Banco Central de la República Dominicana (BCRD), Héctor Valdez Albizu, aseguró ayer que construcción ha sido siempre un sector prioritario para el país.

Valdez Albizu pasó balance junto a la directiva de la Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de la Vivienda (ACOPROVI), sobre la incidencia de la inflación y el aumento de los costes de construcción en el sector.

Recordó que el BCRD colocó a través de la banca comercial RD$215,000 millones, en condiciones de tasa de interés de 3 % para los bancos, con la garantía de títulos emitidos por el BCRD y por el Ministerio de Hacienda, una medida inédita en los demás bancos centrales de América Latina.

Gracias a ello, dijo, pudieron realizarse sobre 93,000 créditos, que los sectores productivos, hogares y mipymes pudieron utilizar para preservar sus actividades, sin olvidar el impulso que supuso para el sector construcción.

Declaró que dicho comportamiento posibilitó que la economía dominicana se recuperara más rápido de lo previsto, con un notable crecimiento de 12.3 % para el año 2021, equivalente a una expansión de 4.7 % comparado con el nivel de producción real del año 2019, previo a la pandemia.

«El buen desempeño se ha mantenido en el primer trimestre del presente año con un crecimiento acumulado de 6.1 %, con una proyección, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), de un crecimiento de 5.5 % para el 2022, posicionándola como la tercera economía de mayor incremento al cierre del año. 

El gobernador destacó que el relanzamiento económico se vio favorecido, además, por la campaña de vacunación coordinada por la vicepresidenta del Gobierno, Raquel Peña, y el mejoramiento en las cifras de visitas en turismo, remesas, zonas francas e inversión extranjera directa (IED), entre otros sectores.

Durante el encuentro, el gobernador estuvo acompañado del gerente, Ervin Novas Bello; el subgerente general, Frank Montaño; el asesor económico de la Gobernación, Julio Andújar Scheker; el subgerente de Regulación y Estabilidad Financiera, Ramón A. Rosario; y el director del departamento de Regulación y Estabilidad Financiera; Máximo Rodríguez.

La representación de ACOPROVI estuvo compuesta por su presidente, Jorge Montalvo; primer vicepresidente, Erik Bueno Tejada; segunda vicepresidente, Annerys Melendez; tercera vicepresidente, Julisa Burgos; vicepresidente tesorero, Guido Rosario; primer vocal, Santiago Colomé; asesor, Fermín Acosta; contando también con la presencia de Dino Campagna, director de la Cámara Dominicana de la Construcción (CADOCON).

ACOPROVI

Jorge Montalvo, presidente de ACOPROVI, expuso que en el sector existe mucho interés para abordar los retos ante el clima de incertidumbre que vive el mundo como consecuencia del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, que incide, entre otras cosas, en el precio de insumos importados para el sector.

Reconoció el conjunto de medidas macroeconómicas asumidas por el BCRD que permitieron mantener el dinamismo del sector construcción en época de incidencia del Covid-19, e incluso lograr actualmente un dinamismo superior al período prepandémico.

Destacó la buena resiliencia lograda por el sector construcción, “gracias a una política de expansión que propició la consecución y venta de los proyectos” y señaló que al día de hoy están en oferta sobre 35,000 viviendas en todo el país, lo cual supone un 82 % del total de lo que se está construyendo.

Situación actual del sector

Aunque el sector tuvo un crecimiento de 6.3 % para el período enero-marzo 2022, la situación actual que se vive frente a las alzas desmedidas de los materiales de construcción, representa una preocupación para sus actores y para los adquirientes de inmuebles nuevos, muchos de los cuales tendrán que pagar sumas adicionales a las planificadas ante el alza inminente que registrarán los precios de las viviendas.

Hasta el momento el Gobierno no ha tomado ninguna medida que frene las alzas que sin dudas continuarán amparadas en argumentos como la guerra entre Rusia y Ucrania y otros que siempre suelen «respaldar», los incrementos de los precios.