Últimas noticias
Skip to main content

SANTO DOMINGO.- La Junta Monetaria aprobó incrementar en 25,000 millones de pesos la nueva Facilidad de Liquidez Rápida (FLR), en el marco de la estrategia de estímulo monetario que tiene como objetivo dinamizar la actividad económica en un entorno de bajas presiones inflacionarias.

En una nota de prensa el Banco Central de la República Dominicana (BCRD), detalla que dichos recursos serán desembolsados gradualmente a una tasa de interés de 3 % anual para que las entidades de intermediación financiera canalicen préstamos nuevos a los sectores productivos, hogares y mipymes, a una tasa de interés no mayor al 9 % anual.

El monto correspondiente a cada entidad, explica la entidad financiera, será determinado acorde a su participación en la cartera de créditos del sistema financiero, para ser desembolsados luego de agotada su disponibilidad de recursos liberados del encaje legal.

El BCRD aclaró que queda disponible la totalidad de los recursos autorizados del encaje legal, ascendentes a unos 34,000 millones de pesos, para la colocación de préstamos nuevos a los sectores productivos, hogares y mipymes a tasas de interés no superiores a 9 % anual.

El desembolso de estos recursos se realizará desde ayer lunes 19 de junio, de forma gradual, en una proporción semanal que no exceda el 25 % del monto correspondiente a cada entidad.

El organismo informó, además, que al 16 de junio de 2023, se habían colocado unos 60,000 millones de pesos correspondientes a la Facilidad de Liquidez Rápida (FLR).

Estos recursos fueron desembolsados por el Banco Central a una tasa de interés de 3 % anual, con garantía de valores emitidos por la entidad reguladora o del Ministerio de Hacienda.

De este monto, unos 30,000 millones de pesos fueron facilitados al citado 3 % anual a las entidades de intermediación financiera para otorgar nuevos financiamientos a sectores productivos y hogares, a tasas de interés no superiores a 9 % anual, y a las micro, pequeñas y medianas empresas, a tasas competitivas de acuerdo con los costos inherentes a este segmento de mercado.

Adicionalmente, se desembolsaron 30,000 millones de pesos para que dichas entidades pudieran contar con mayores niveles de liquidez, lo cual contribuiría a acelerar el mecanismo de transmisión de la política monetaria y la reducción de las tasas de interés, mediante la colocación gradual de nuevos préstamos para la actividad productiva, en la medida en que son agotados los procesos de evaluación de deudores.

El Banco Central informó que, de los fondos destinados a los sectores productivos y hogares el  62 % fue canalizado por las entidades de intermediación financiera al sector comercio y mipymes, seguido por el sector manufactura, con una participación de 16 %, en tanto que hacia el sector construcción se destinó un 15 % de dichos fondos; el 7 % restante fue otorgado a los sectores agropecuario, hogares y salud, entre otros.

Hasta la fecha, se han otorgado 1,194 préstamos a una tasa promedio ponderada de 8.7 % anual, para capital de trabajo, compra de insumos y elaboración de productos terminados, entre otros, informó el Banco Central.

«La canalización de estos recursos ha contribuido a la reducción de las tasas de interés de los bancos múltiples, lo que dinamizaría el consumo y la inversión en sectores con un amplio efecto multiplicador sobre la actividad económica y un desempeño favorable del mercado laboral», aseguró.

Los modelos de pronósticos del Banco Central indican que, en el marco de este programa de estímulo monetario, la inflación se mantendría dentro del rango meta de 4 % ± 1 % durante el resto del presente año, «ante la ausencia de choques exógenos no previstos en el Programa Monetario».