Últimas noticias
Skip to main content

Las instalaciones del hotel fueron renovadas en 1997 para ofrecer más comodidad a los huéspedes, pero el milenario Nishiyama Onsen Keiunkan mantiene la arquitectura y el encanto de sus construcciones y jardines, proporcionando una experiencia única para apreciar una típica tradición japonesa.

Se llama Nishiyama Onsen Keiunkan. Ha sido dirigido por la misma familia hace 52 generaciones y está ubicado en un pequeño pueblo llamado Hayawaka, cercado a la capital de Tokio, y según datos históricos se encuentra operando desde el siglo VIII.

Situado en la hermosa región montañosa de Akaishi, a unas 2 horasdel monte Fuji, el hotel cuenta con 37 habitaciones y tiene como principal atractivo sus aguas termales calentadas de forma natural, conocidas como onsen, que ofrecen a los huéspedes un refugio tranquilo para un momento de descanso y relajación.

Disfrutar de la experiencia de un baño en aguas termales es una tradición muy apreciada por los japoneses y visitantes que pueden tener el privilegio de relajarse en aguas con temperaturas superiores a los 25 ºC, ricas en nutrientes minerales con propiedades terapéuticas.

Además de los baños termales, el Nishiyama Onsen Keiunkan también ofrece la posibilidad de disfrutar de la cocina que ofrece el restaurante del hotel, en el formato kaiseki, un menú de degustación con ingredientes locales frescos y que incluye platos elaborados con la famosa carne koshu, típica de la región de Yamanashi.

Las instalaciones del hotel fueron renovadas en 1997 para ofrecer más comodidad a los huéspedes, pero el milenario Nishiyama Onsen Keiunkan mantiene la arquitectura y el encanto de sus construcciones y jardines, proporcionando una experiencia única para apreciar una típica tradición japonesa.

Las habitaciones con suelo de tatami, camas japonesas de futón, amplias ventanas con vistas a la preciosa vegetación, té verde y baños con bañera, están conectadas con el lugar preferido de los clientes, el frondoso jardín cubierto de musgo con nobles árboles centenarios y flores que cambian de color según la estación del año.

El ryokan cuenta con una quinta ala de habitaciones nombrada Enmeikaku. Este salón vip situado en el corazón del jardín, es una casa de estilo palacio de Goten construida a base de cipreses por carpinteros de élite. Es un lugar muy especial que ha hospedado a miembros de la familia imperial de Japón, incluidas las del príncipe Kaya y Mikasa, y la princesa Takamatsu, así como personalidades de la industria y la cultura.

Horizontal

Los huéspedes también pueden reservar masajes, disfrutar de una sauna, cantar en el karaoke, incluso pueden participar en la típica ceremonia del té. En el comedor se sirven desayunos y cenas tradicionales kaiseki (comida ligera) de varios platos. También dispone de una galería de cerámica y un pub de estilo japonés.

No solo el hotel es precioso, su entorno posee varios lugares de interés. A diez minutos en coche, se encuentra el templo budista de Nata, el pueblo de artesanía tradicional, Yunokuni-no-mori, y el museo del Automóvil de Japón. Además, a 20 minutos se encuentra la estación de tren de Kaga-Onsen, el famoso distrito conocido por sus manantiales calientes, al sur de Kanazawa, no muy lejos de una de las tres montañas sagradas de Japón, el monte Hakusan.

Antigüedad avalada por los Guinness World Records

En el año 2001, el Nishiyama Onsen Keiunkan recibió oficialmente su reconocimiento en el libro de los los Guinness World Records como el hotel más antiguo del mundo, ya que, no bastando con sus comprobables 1300 años de vida, la gestión del establecimiento lleva haciéndose por una sola familia durante todo este tiempo.

Tomado de Japan House, Sao Paulo y La Vanguardia Magazine