Últimas noticias
Skip to main content

SANTO DOMINGO.-El turismo, una de las industrias más dinámicas y de mayor crecimiento a nivel global, se enfrenta al desafío constante de innovar para mejorar la experiencia del viajero y optimizar la gestión de recursos. En un mundo donde los sueños y la realidad se entrelazan, la Inteligencia Artificial (IA) ha emergido como un aliado indispensable del sector, tejiendo su magia en cada aspecto de la experiencia del viajero.

En el informe «Tu guIA invisible: el papel crucial de la IA en el turismo actual», elaborado por expertos de LLYC, firma global de Corporate Affairs y Marketing, se argumenta cómo la IA no se limita a ser una herramienta y, más bien, se convierte en la mejor guía y compañera  para los viajeros por tener data de cada rincón del planeta.

«Cada recomendación personalizada, cada interacción fluida y cada solución instantánea no solo mejoran la experiencia del viajero, sino que también los desafían a ampliar sus horizontes y descubrir destinos más distantes. La IA está transformando todos los aspectos del turismo, desde la planificación y reserva de viajes hasta la experiencia en el destino seleccionado. Debemos verla como el medio a través del cual podemos alcanzar un turismo más inteligente, inclusivo y emocionante», expresó Iban Campo, Director General LLYC República Dominicana.

El papel crucial de la tecnología en la mejora de la accesibilidad turística se hace evidente al hacer posible que personas de todas las capacidades y orígenes lingüísticos disfruten de viajes sin barreras.

Otro ámbito crucial en el que la IA está marcando una diferencia significativa es la sostenibilidad. A través del análisis de grandes volúmenes de datos, está ayudando a las empresas a tomar decisiones más ecológicas y socialmente responsables, contribuyendo a un turismo que respeta y preserva los destinos para las generaciones futuras.

El informe detalla 12 aportes de la inteligencia artificial a la gestión del sector turístico, con el que se ilustra hacia dónde nos puede llevar esta sinergia entre tecnología y viaje. Entre ellos están:

Personalización a escala: la IA permite a las empresas turísticas ofrecer experiencias altamente personalizadas. Por ejemplo, los sistemas de recomendación utilizan el aprendizaje automático para sugerir destinos y actividades basados en las preferencias individuales, y mejorar la satisfacción del cliente.

Eficiencia operativa: en la gestión hotelera la IA optimiza la asignación de habitaciones y la gestión de precios dinámicos, maximizando la ocupación y los ingresos.

Mejora de la accesibilidad: las aplicaciones de traducción automática y los asistentes virtuales eliminan las barreras lingüísticas, haciendo el turismo más accesible. Además, el uso de asistentes virtuales y dispositivos de IA en habitaciones de hotel permite a los clientes controlar la iluminación y la temperatura según sus preferencias.

Seguridad y prevención de fraudes: la IA mejora la seguridad en el turismo mediante la detección de transacciones fraudulentas o el análisis predictivo para prevenir incidentes.

Experiencias inmersivas: la realidad virtual y la realidad aumentada, impulsadas por la IA e IA Generativa, ofrecen experiencias inmersivas que permiten a los viajeros explorar destinos virtuales o enriquecer sus visitas con información contextualizada, recrear espacios o momentos de la historia, producir a escala contenidos personalizados de audio en cualquier idioma con voces creadas por inteligencia artificial.

Gestión de crisis: en situaciones de emergencia, como pandemias o desastres naturales, la IA ayuda a modelar escenarios y a tomar decisiones informadas para la gestión de crisis, minimizando el impacto en el turismo. O, por ejemplo, calcular posibles crisis tanto reputacionales, de imagen, etc.

Marketing y análisis de sentimiento o territorios de conversación: gracias a la IA se puede comprender las opiniones en redes sociales para entender mejor las necesidades y deseos de los clientes, permitiendo a las empresas turísticas adaptar sus estrategias de marketing y mejorar su oferta, servicios o contenidos.

Capacitación y desarrollo del personal: la IA también se utiliza para formar y capacitar a los empleados del sector turístico, utilizando asistentes, formación con IA, simulaciones de realidad virtual para entrenar en habilidades específicas o para mejorar el servicio y la atención al cliente.

La revolución de las audioguías: nuevas experiencias personalizadas y accesibles desde dispositivos móviles, enriqueciendo la visita turística a través de un contenido generado por IA Generativa con voces creadas y contenidos multimedia adaptados a las preferencias del usuario en múltiples idiomas.

Customer experience: a través de la segmentación avanzada, la IA permite a las empresas turísticas trabajar su mercado con base en datos más precisos y homogéneos.

Innovación y desarrollo de productos: la IA fomenta la innovación en el turismo, desde el desarrollo de nuevos productos turísticos hasta la mejora de las experiencias existentes.

“Sin dudas, la inteligencia artificial se ha convertido en el arquitecto de experiencias personalizadas, el oráculo de la eficiencia operativa y el alquimista que convierte los datos en oro puro para los negocios turísticos. Con ella, se vislumbra un futuro donde los viajes sean aún más inteligentes, seguros, personalizados y sostenibles”, manifestó Iban Campo.