Últimas noticias
Skip to main content

El financiamiento en una obra de construcción es un componente que garantiza la ejecución exitosa de proyectos de infraestructura, edificación y desarrollo. Desde la planificación hasta la finalización, el flujo de fondos adecuado es esencial para asegurar que la obra avance sin contratiempos.

En este artículo, exploraremos en profundidad cómo funciona el financiamiento en una obra, los actores involucrados y los aspectos clave que deben considerarse.

¿Qué es el financiamiento de una obra?

Independientemente del tipo de acuerdo al que hayas llegado con un cliente para la construcción de su proyecto, es importante que sepas en qué consiste este concepto.

Pues bien, durante la planeación y los trabajos de ejecución de una obra se efectúan erogaciones o gastos que pueden ser absorbidos por la empresa con algún interés y después ser recuperados por medio de pagos acordados cada determinado tiempo.

Es muy importante que lleves un control estricto del financiamiento.

Uno de los puntos débiles muchas veces tiene que ver con las finanzas, si tienes demasiado trabajo y no tienes tiempo para supervisar personalmente el estado financiero de las obras, rodéate de profesionales como contadores o administradores para tener todos los gastos bajo control.

Estimaciones

Si estás trabajando con estimaciones, procura hacerlas correctamente y cobrar cada centavo que has invertido en la obra. Recuerda que en muchas ocasiones el constructor se convierte en un pequeño financiador de la obra.

También en este caso se convierten en vitales y fundamentales los análisis de ingresos y gastos de la empresa.

El financiamiento está regido por un calendario de obra, presupuesto con precios y un plan de pagos que debidamente deben ser acordados entre el cliente y el constructor. Definitivamente conocer el concepto de financiamiento es bastante importante para poder construír. Recuerda que este factor interviene dependiendo al tipo de acuerdo o contrato con el que vayas a trabajar con el cliente.

Etapas del financiamiento en una obra de construcción

El financiamiento en una obra de construcción implica una serie de etapas interconectadas que deben gestionarse de manera eficiente. Estas etapas incluyen:

  1. Fase de preinversión:

En esta etapa inicial, se evalúa la viabilidad del proyecto y se determina la necesidad de financiamiento. Se realiza un estudio de prefactibilidad y se identifican las fuentes de financiamiento potenciales, que pueden incluir el sector público, la inversión privada, préstamos bancarios o inversores institucionales.

2. Fase de diseño y planificación

Una vez que se confirma la viabilidad del proyecto, se lleva a cabo la fase de diseño y planificación. Se establecen los costos estimados y se elabora un plan financiero detallado que incluye los recursos necesarios para la ejecución del proyecto. En esta etapa, se negocian los contratos con proveedores y contratistas.

3. Fase de ejecución:

Durante la fase de ejecución, se inicia la construcción de la obra. Los flujos de financiamiento se utilizan para adquirir materiales, pagar mano de obra y cubrir otros costos operativos. Es esencial mantener un control financiero estricto para evitar retrasos y sobrecostos.

4. Fase de seguimiento y control:

A lo largo de la construcción, se lleva a cabo un seguimiento financiero continuo. Se evalúa si el gasto se ajusta al presupuesto planificado y se toman medidas correctivas si es necesario. Los cambios en el alcance o los imprevistos pueden requerir ajustes en el financiamiento.

5. Fase de cierre:

Una vez que se completa la obra, se realiza una auditoría financiera final para asegurarse de que todos los fondos se hayan utilizado adecuadamente. Se presentan los informes finales a los financiadores y se procede a la entrega oficial de la obra.

Actores involucrados

El financiamiento en una obra de construcción involucra a múltiples actores, cada uno con un papel específico:

  • Promotor o propietario: Es la entidad que inicia y supervisa el proyecto, ya sea el sector público, una empresa privada o una entidad sin fines de lucro. El promotor es responsable de asegurar los recursos financieros necesarios.
  • Entidades financieras: Incluyen bancos, instituciones crediticias y fondos de inversión que proporcionan préstamos y líneas de crédito para financiar la construcción. Evalúan la solidez financiera del promotor antes de otorgar el financiamiento.
  • Contratistas y proveedores: Son los encargados de ejecutar la construcción y suministrar materiales y servicios. El financiamiento se utiliza para pagarles a medida que avanzan en la obra.
  • Inversores privados: En proyectos de colaboración público-privada (PPP) o desarrollo inmobiliario, inversores privados pueden aportar capital para financiar la obra.
  • Instituciones gubernamentales: En el caso de obras públicas, el financiamiento puede provenir del gobierno a través de presupuestos estatales o programas de financiamiento público.

Fuentes de financiamiento

Las fuentes de financiamiento pueden variar según el tipo de obra y la ubicación, pero algunas fuentes comunes incluyen:

  • Préstamos bancarios: Las instituciones financieras proporcionan préstamos a tasas de interés competitivas para financiar proyectos de construcción.
  • Inversionistas privados: Los inversores privados, como firmas de capital privado, pueden aportar capital a cambio de participación en el proyecto.
  • Recursos públicos: Las obras públicas a menudo se financian con recursos gubernamentales a través de presupuestos estatales o locales.
  • Bonos de construcción: Las autoridades pueden emitir bonos para financiar proyectos de infraestructura y devolver el capital a lo largo del tiempo.
  • Ingresos del proyecto: En algunos casos, los proyectos generan ingresos propios, como peajes en carreteras o alquileres en desarrollos inmobiliarios.

Riesgos y desafios

El financiamiento en una obra de construcción puede enfrentar varios riesgos y desafíos, incluidos:

  • Riesgos de costos: Los costos de construcción pueden aumentar debido a factores como la inflación, cambios en los precios de materiales y retrasos.
  • Riesgos de tiempo: Los retrasos en la construcción pueden aumentar los costos financieros y afectar el flujo de efectivo.
  • Riesgos de mercado: La demanda del mercado puede cambiar durante la construcción, lo que puede afectar la viabilidad económica del proyecto.
  • Riesgos políticos y regulatorios: Cambios en las regulaciones o políticas gubernamentales pueden afectar el financiamiento y la ejecución de la obra.
  • Riesgos climáticos: Eventos climáticos extremos pueden causar daños y retrasos en la construcción.

El financiamiento en una obra de construcción es un proceso complejo que implica una planificación minuciosa, gestión financiera efectiva y colaboración entre múltiples partes interesadas. Un flujo de fondos adecuado y una evaluación continua de riesgos son esenciales para garantizar el éxito del proyecto.

La gestión eficiente del financiamiento es clave para completar obras de construcción en tiempo y dentro del presupuesto, lo que a su vez contribuye al desarrollo económico y la mejora de la infraestructura.

Fuente: https://arquinetpolis.com/