Últimas noticias
Skip to main content

Aunque lo ideal sería esperar a que pase la temporada de lluvias para comenzar o continuar con un proyecto de construcción, a veces resulta inevitable enfrentarse a la lluvia durante el proceso. Esto puede generar efectos negativos como pérdidas económicas y retrasos en el trabajo.

Si ya tienes los materiales y estás listo para iniciar tu proyecto, o si te encuentras en plena construcción y te sorprende la temporada de lluvias, es importante que valores si es conveniente continuar. Si decides seguir adelante, sigue las recomendaciones que te presentamos a continuación para minimizar el impacto de la lluvia en tu obra.

1. Protege la excavación: Si estás a punto de realizar la excavación para la cimentación, coloca una lona que cubra toda la superficie. Esto evitará que se inunde y te ahorra el costo de tener que alquilar una bomba sumergible para extraer el agua.

2. Cubre la superficie recién colada: Si estás en proceso de verter la cimentación o una losa, o si acabas de terminarla, asegúrate de cubrir la superficie con plástico u otro tipo de cobertura. La lluvia intensa puede afectar la resistencia del concreto mientras aún no ha fraguado. Además, puedes considerar el uso de aditivos acelerantes de fraguado para acelerar el proceso.

3. Almacenamiento adecuado de materiales: Guarda los materiales de construcción en lugares libres de humedad y lluvia para evitar que se deterioren o disminuya su calidad.

Las láminas, varillas o perfiles de acero pueden oxidarse y perder resistencia, mientras que los bultos de cemento, mortero, pegazulejo, cal, yeso, etc., se endurecen y ya no son utilizables. Es importante colocar los materiales que tienden a endurecerse sobre tarimas, al menos a 15 cm del suelo.

4. Detén los trabajos de aplanado y pintura en exteriores: Si te encuentras en el proceso de realizar aplanados o pintura en exteriores, lo mejor es suspenderlos durante la temporada de lluvias. La lluvia puede deslavarlos y requerirás volver a realizarlos, lo que implica gastos adicionales.

5. Evita la filtración de agua en los muros interiores: Si tienes previsto utilizar yeso para aplanar muros interiores y aún no has realizado el repellado en los muros exteriores, es importante revisar que no haya filtraciones de agua del exterior al interior.

En ocasiones, los materiales de construcción, como el bloque, el tabique o el ladrillo, pueden absorber agua y causar humedad en el interior, así como desprendimientos en el aplanado.

6. Verifica la instalación eléctrica provisional: Asegúrate de que la instalación eléctrica temporal utilizada por los trabajadores para conectar sus herramientas, así como sus conexiones derivadas, no tenga cables pelados o expuestos que puedan generar un cortocircuito.

7. Precauciones al colocar loseta en exteriores: Si planeas instalar loseta en pisos o muros exteriores, asegúrate de que la superficie no esté encharcada o tenga agua estancada. 

Si llueve mientras estás colocando la loseta, cubre la superficie para evitar que el exceso de agua afecte la adherencia adecuada de la loseta recién pegada.

Construir durante la temporada de lluvias puede presentar desafíos, pero siguiendo estas recomendaciones podrás minimizar los efectos negativos en tu proyecto. Mantén un monitoreo constante del clima, toma medidas preventivas y adapta tus planes según sea necesario. Con una planificación cuidadosa y precauciones adecuadas, podrás llevar a cabo una construcción exitosa incluso en condiciones climáticas adversas.

Fuente: https://miferre.com/