Skip to main content

Por Robert Felipe Medina  

Invertir en bienes raíces es una de las mejores maneras de asegurar tu futuro y tu dinero. Sin embargo, al adquirir un inmueble necesitas tener en cuenta ciertos factores para que tu inversión sea rentable, tenga un margen de seguridad y sea provechosa.

El acceso, beneficios fiscales, la plusvalía, la ubicación y los desarrollos alrededor de la propiedad son elementos vitales que debes investigar, pero no son los únicos que debes tomar en cuenta si estás pensando en adquirir una propiedad.

De hecho invertir donde todo el mundo lo está haciendo no te garantiza que tu capital esté seguro, y esa es la razón por la que muchos no se atreven a hacerlo en el sector inmobiliario; tienen miedo de tomar una mala decisión o asumir un alto riesgo.

Si tienes MIEDO y estás pensando en invertir pero no sabes por dónde empezar, te hemos preparado siete pasos a tomar en cuenta para  hacerlo con éxito, así podrás tener un método tipo check list antes de hacer cualquier inversión  y  te sentirás más  seguro al momento de realizar tu compra.

1.    Identifica cual es el objetivo de tu inversión

Aunque parezca muy obvio, uno de los primeros pasos que debes dar, es definir el objetivo de tu inversión. Y no solo estamos hablando de la cantidad que quieres invertir sino del uso que le darás al inmueble y el tipo de bien que quieres adquirir.

¿Para qué quieres comprar el inmueble?, ¿Rentarlo, revenderlo, vivir en él con tu familia? Es importante que sepas con qué fin vas a realizar la inversión para que tengas muy claro la zona en la que más te conviene comprarlo.

No será lo mismo adquirir una casa para que la vivas que comprarla para rentarla. Quizás para ti sea más conveniente adquirir una vivienda en un residencial con las mejores amenidades para tu familia, pero si estás pensando en rentarla quizás te sea más conveniente buscar un departamento en un destino turístico como Punta cana, Bayahibe, zona colonial de Santo Domingo o en una zona cerca de universidades u hospitales.

2. Usa estratégicamente los impuestos  

De la muerte y los impuestos nadie se escapa decía Benjamín Franklin, pero cada peso ahorrado en impuestos es dinero libre para invertir, este es uno de los pilares de la creación de riqueza para los inversionistas. Existen muchas maneras de ahorrar en impuestos, entre ellas provisión de vivienda, creación de empleo o ayuda a organizaciones benéficas.

Reúnete con tu asesor para una sesión de capacitación sobre la ley de impuestos y determinar en cuales campos de inversión tienes más beneficios, eso es clave.  Por ejemplo La Ley No. 158-01, establece exenciones tributarias para el sector turismo en impuesto sobre la renta (ISR), impuestos sobre el capital de sociedades de los impuestos nacionales y municipales por constitución de sociedades, por aumento de capital de sociedades ya constituidas, lo que hace más rentable las inversiones inmobiliarias donde existen estos beneficios.

3. Escoge una buena inmobiliaria

Trabaja con una empresa de prestigio y experiencia en el mercado inmobiliario, es la opción ideal, pues te garantiza que tiene el conocimiento para saber cuáles son las zonas donde debes invertir, hacia dónde se dirige el crecimiento de la ciudad, y el tipo de inmueble ideal para ti. Y todavía es más importante si no vives en la ciudad en la cual quieres invertir.

Adquirir un inmueble no debe traerte preocupaciones ni problemas, al contrario, es una inversión que está hasta cierto punto asegurando tu dinero y tu futuro. Es por esto que uno de los primeros pasos es verificar e investigar la inmobiliaria con la que estás haciendo el contrato o con la que te estás asesorando en el proceso.

Una inmobiliaria con experiencia sabe cuáles son los procesos legales que necesitas para hacer  el contrato —lo cual te dará tranquilidad — acompañándote en el desarrollo para que te sientas más seguro.

Otro de los elementos en los cuáles debes fijarte es la relación que tiene la inmobiliaria con la constructora que está levantando el proyecto. Te aconsejamos que busques empresas que no solo se dediquen a vender sino también a construir, ya que esto te garantiza que los inmuebles están creados y pensados desde cero, con amenidades que cubren necesidades basadas en su experiencia con los compradores.

4. Invierte a largo plazo

En los negocios y en las inversiones a mayor rentabilidad, siempre el riesgo es mayor y el principal error que mucha gente comete al invertir en bienes raíces es que quieren y piensan que el retorno de inversión será inmediato.  Obviamente no decimos que esto sea imposible, de hecho, hay personas que adquieren inmuebles para rentarlos y comienzan a generar ingresos el mismo mes de la compra. Sin embargo, al invertir en bienes raíces debes tomar en cuenta que más que invertir porque “todo el mundo lo está haciendo” o “porque está de moda” debes hacerlo de una manera inteligente y estratégica para que puedas hacer crecer tu dinero. Y esto se toma tiempo.

Seguramente has escuchado que un inmueble es una excelente inversión porque su valor aumenta con el tiempo. Esto se debe al incremento de la plusvalía (más adelante la explicaremos). La cual se toma su tiempo, no sucede de la noche a la mañana; la plusvalía no depende de ti, sino de la ubicación de la zona y de todos los desarrollos alrededor, que hacen que la diferencia entre el precio en el que la compraste y el precio en el cual la vas a vender se incremente a tu favor. Es decir, vas a ganar más por algo que te costó menos.

Como te imaginarás, un inversor inteligente es aquel que aprovecha las oportunidades cuando nadie las ve, como adquirir bienes en una zona que a largo plazo estará atrayendo a personas con la necesidad de adquirir un producto que él ya tiene: una casa, un apartamento, una villa etc. Esta es la razón por la  que tener una visión a largo plazo te permitirá tener mejores rendimientos sobre la inversión, ya que te ayudará a elegir mejor la zona mirando las posibilidades que en esta pueden desarrollarse. Y evitará que te sientas decepcionado por no ver tu dinero enseguida.

Lo más importante es ver las posibilidades de la zona: ¿Qué se está levantando alrededor?, ¿qué se construirá en ella?, ¿cómo se mueve el mercado en la zona en la que quieres invertir?, etcétera.Está claro que puedes invertir en bienes raíces incluso en tiempos de crisis, ya que sabes que es una de las inversiones más seguras que hay; pero eso no quiere decir que no debas analizar la situación para ver cuáles son tus mejores opciones. Como mencionamos en el punto anterior, para aprovechar una buena oportunidad de compra debes aprender a ver más allá de la situación actual de la zona y concentrarte en ver los servicios que construirán en ella: escuelas, hospitales, plazas, etc. Y no solo los desarrollos, tienes que analizar el mercado: quiénes están viniendo, de dónde, cuáles son los índices de crecimiento, etc.

5.Calcula que el inmueble genere plusvalía

La plusvalía es uno de los elementos más importantes en la adquisición de un activo de esta naturaleza, es el aumento del valor de un inmueble, es decir, la diferencia monetaria entre el precio de compra y el de venta, la cual incrementa gracias a la zona en la que el inmueble se localiza y el tiempo que está en tu poder. Plazas comerciales, desarrollos, escuelas, hospitales, conectividad, etc. Existen muchos factores que influyen en el aumento de la plusvalía que no dependen de nosotros. Y como lo mencionamos en el punto anterior, la habilidad de ver más allá de cómo está la zona actualmente es la clave para hacer una buena inversión.

Factores como la seguridad , tranquilidad influyen mucho en el aumento de la plusvalía, muchas veces por querer hacer una buena compra o aprovechar una oportunidad muy barata nos dejamos guiar por el precio del inmueble y no nos fijamos de las oportunidades (o falta de crecimiento en ellas de la zona) y en la seguridad. ¿Vivirías en una casa hermosa pero en un área de mucha delincuencia? Es muy probable que no. Uno de lo puntos críticos al momento de comprar un inmueble es pensar en la dificultad de venderla después. Pregúntate ¿Qué tanto me costará vender este inmueble? Si la respuesta es mucho, probablemente no sea una buena inversión. Si por el contrario, la cercanía con zonas comerciales, la ubicación y el plan de desarrollo urbano te hacen pensar que tu esfuerzo para venderla será mínimo porque se vende sola, aprovecha. Punta cana es una excelente opción para invertir en bienes inmuebles y más si lo haces en lotes residenciales o industriales.

6. Compra en preventa

Comprar casas y apartamentos en preventa tiene muchos beneficios que debes aprovechar dependiendo de lo que estés buscando comprar. Por ejemplo, si lo que quieres es adquirir un inmueble para vivir en él, hacerlo en preventa te garantiza el poder escoger la propiedad que más te guste antes que nadie, de acuerdo con tus necesidades. Los bienes raíces en preventa suelen costar un 10 a 30% menos que finalizado. Este porcentaje de descuento depende de la etapa de construcción de la propiedad, el tipo de empresa constructora que lleve el proyecto y de las condiciones bajo las que se adquiera el inmueble.

Sin embargo, uno de los grandes beneficios de comprar en preventa es que te asegura un mayor retorno de inversión ya que los precios de las casas o inmuebles aumentan conforme avanza el período de construcción o estas se van haciendo populares. Como te explicábamos con la plusvalía, comprar en preventa puede ser un factor decisivo para hacer una buena inversión ya que puedes adquirir un inmueble a menor costo de lo que en otras condiciones (por ejemplo cuando ya estén terminados los inmuebles o desarrollos que se tienen planeados para la zona) te costaría más.

7. Considera el acceso, la conectividad y amenidades

El acceso y la conectividad del inmueble son dos de los elementos que impulsan el crecimiento de la plusvalía del inmueble y los que más suelen mencionarse, por lo que debes considerarlos detalladamente.

No solo se trata de lo que está cerca sino de cómo podemos acceder a ellos y hacia qué otros lugares te pueden llevar, también te pueden dar pistas de cómo hacer que tu inversión rinda más. Por ejemplo, si adquieres un inmueble cerca de una Universidad ¿qué tipo de mercado crees que esté interesado en él? profesores, estudiantes, personas que vengan de otras países o ciudades a estudiar, incluso oficinas de servicios educativos, es decir, personas que estarán más interesados en la cercanía del inmueble con su trabajo.

Las amenidades de un inmueble también ayudan al incremento de su plusvalía. La necesidad de los habitantes por mejorar su bienestar y calidad de vida han llevado a que los desarrollos inmobiliarios se preocupen por brindar espacios que estos puedan aprovechar cómodamente de acuerdo a sus prioridades. Gimnasios, piscinas, área para mascotas, parques y seguridad privada son algunas de las características que se han vuelto más atractivas para quienes deciden adquirir una propiedad, ya que les permite disfrutar de una vida tranquila sin tener que recorrer grandes distancias o preocuparse por tener que adquirirlas por su cuenta (como pagar membresías o construirlas).

Procura invertir en propiedades que cuenten con amenidades que incrementen su valor. Claro, tomando en cuenta puntos anteriores como la ubicación del inmueble y las zonas de plusvalía, las amenidades le agregarán más valor a la vivienda si van de acuerdo a las necesidades del mercado, por ejemplo un Gym en una torre de apartamentos resulta más atractivo para sus ocupantes.

El mejor momento para invertir es ¡Aquí y ahora!, si lo que quieres es asegurar tu futuro y garantizar tu inversión, debes empezar desde ya!. Mientras más tiempo dejes pasar, más difícil se te hará invertir en bienes raíces, ya sea por cuestiones de disponibilidad o por el incremento del precio de los inmuebles y más si se trata de una zona que ya empieza a popularizarse gracias a sus posibilidades. Hazlo pero hazlo ahora, comienza a aplicar nuestros 7 pasos, acércate a una inmobiliaria y comienza a invertir en bienes raíces para un mejor futuro, ya sea para ti o para tu familia.

Fundador @ftanegocios, emprendedor, autor de “Más que Rico, finanzas e inversión, mentoring, motivación, contabilidad, impuestos.