Últimas noticias
Skip to main content

Imposible hoy día concebir una edificación de la presente, era sin incluir en sus amenidades un moderno ascensor, que figure en la lista de características y comodidades incluidas para atraer los potenciales clientes de un proyecto de vivienda. El origen de este invento, que nos permite llegar con comodidad y en breve tiempo, tiene su historia.

quien inventó el ascensor

Un invento con muchos años

El ascensor es un invento muy antiguo aunque el primero que se conoce propiamente es mucho más reciente. Concretamente del 1823, cuando Burton y Hormer idearon una forma de elevar a un total de 20 personas a unos 37 metros de altura dentro de una caja que llamaron cuarto ascendente. A partir de este momento, se conocen los primeros avances reales de lo que hoy es el ascensor tal y como lo conocemos. Tras la iniciativa de Burton y Hormer, otro gran físico visionario, Elisha G. Otis diseñó los frenos de emergencia para ascensores algo sin lo cual, el invento no hubiera dado sus frutos pues el primer boceto estaba hecho sin metodología alguna. En un principio apenas vendió tres unidades.

Sin embargo, no se rindió, y en 1854 hizo una demostración en el Crystal Palace de Nueva York. Subió al ascensor y, cuando estaba a una altura considerable, le dijo a un colaborador que cortara la cuerda. Aunque el público se llevó un susto terrible, la plataforma apenas cayó unos pocos centímetros.

ascensor elisha

Patente de Elisha G. Otis

El primer ascensor para trasladar pasajeros

El primer gran pedido que recibió Elisha Otis fue un ascensor comercial para los almacenes de Broadway de la empresa EW Haughtwhat en 1857. Rápidamente las ventas aumentaron y, con ello, la fama de Elisha Otis. El ascensor en cuestión, estaba movido por vapor y era capaz de ascender cinco alturas en poco más de un minuto, toda una proeza para esa época.

Una revolución en el transporte de personas

A partir de aquí, todo fue rodado. En 1884, se construyeron los primeros rascacielos en la ciudad de Nueva York. Hoy día, el ascensor forma una parte fundamental de las edificaciones urbanísticas de todo el mundo y constituyó toda una revolución del transporte de mercancías.

Los primeros ascensores funcionaban con maquinaria de vapor y eran muy ruidosos. Casi nadie se atrevía a subirse en ellos, y las personas preferían subir y bajar po las escaleras. Luego llegaron los hidráulicos y, finalmente los eléctricos, que pusieron fin al problema de la velocidad y la precisión.

La llegada de los elevadores o ascensores para personas, trajo consigo la solución a un gran problema que sufrían especialmente las personas ancianas o con movilidad reducida, al igual que aquellas que necesitan de una silla de ruedas para desplazarse. Para ellos, subir o bajar escaleras era todo un desafío e inclusive un imposible sin ayuda de otros.

Tipos de ascensores

En la actualidad el mercado ofrece una gama variada de ascensores. De hecho, es tan amplia, que puedes encontrar diferentes tipos de acuerdo a elementos como:

  • La ubicación en el edificio (si es en el exterior de este o en el interior).
  • El tipo de cabina.
  • Maquinaria y estructura especial para ser usada dentro de viviendas.
  • El tipo de accionamiento mecánico, entre otros elementos.

Cuando hablamos de ascensores, podemos decir que existen dos grupos de elevadores de personas:

  1. Los salvaescaleras
  2. Los elevadores verticales

También otras clases más específicas, como los ascensores unifamiliares (que se les conoce por su reducida velocidad con respecto a otros) o los elevadores verticales de corto recorrido.

Elevadores verticales de corto recorrido

Cuentan con la característica de tener, con la altura de un metro, una cabina abierta, la misma que puede llegar hasta unos tres metros.

Ascensores de velocidad reducida

Este segundo tipo de elevadores es más conocido como “ascensores unifamiliares”, es de ambiente doméstico y actúa  como un montacargas para una cantidad reducida de personas. Guarda gran relación con el ascensor convencional en su apariencia, sin embargo, es diferente ya que su velocidad máxima de desplazamiento es de aproximadamente 15 cm x seg. Es perfecto para ascender o descender a lo largo de hasta de 5 o 6 plantas. Es por ello su gran popularidad en viviendas unifamiliares de múltiples plantas.

Ascensores convencionales

Para el tercer puesto hemos dejado al tipo de elevadores más empleado o conocido por todos los ciudadanos, hablamos del ascensor convencional. Este puede ser fácilmente encontrado en edificios públicos, comunidades de vecinos, grandes hospitales, entre otras estructuras.

Estos ascensores son perfectos para moverse a lo largo de gran cantidad de plantas, y son capaces de soportar un tránsito medio grande de pasajeros.  

Fuentes: Eninter Ascensores/netaneta/Ipel