Últimas noticias
Skip to main content

Canadá, Estados Unidos, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina, son los 14 países que cruza la carretera intercontinental Panamericana que une Alaska con la Patagonia argentina.

Se trata de la carretera más larga del mundo, una verdadera obra de la ingeniería que abarca aproximadamente 48.000 kilómetros, uniendo así casi todos los países del continente americano a lo largo de la costa del Pacífico. 

La carretera es una de las rutas más famosas y emblemáticas del mundo y está dividida en dos tramos: el norte y el sur, con variados paisajes y condiciones climáticas. ¿Cuánto se tarda en realizar esta aventura? Es una pregunta con muchas variantes, pero serían unas 236 horas de conducción sin interrupciones.

Su construcción

La construcción de la carretera Panamericana comenzó en la década de 1920 y continuó durante varias más, con diferentes tramos y secciones que se completaron en distintos momentos.

No hubo un único evento que marcara su finalización, ya que se trata más de una red de carreteras que conecta diferentes países a lo largo de América del Norte y del Sur. La idea de una carretera que conectara todo el continente americano se remonta a principios del siglo XX, pero su construcción y desarrollo se realizaron gradualmente.

Un poco de historia

Según el diario argentino Infobae, su origen se remonta a México, particularmente a la década de 1930. Fue durante el gobierno del General Lázaro Cárdenas que, tras 10 años de trabajos, se inauguró el primer tramo de lo que años después llevaría por nombre Ruta Panamericana. Con una inversión de 65 millones de pesos de aquella época, se dio marcha a una autopista que iba desde el Río Bravo, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, hasta lo que hoy en día es la Ciudad de México.

No obstante, de dicha obra no se tenían testimonios hasta que en el año 2022 el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), encontró dos secciones de la antigua vía, durante los trabajos de reordenamiento del Centro de Transferencia Modal (Cetram), en Indios Verdes, al norte de la Ciudad de México.

El tramo descubierto mide cerca de 40 metros de longitud; se trata de un empedrado conformado por roca balística.

De acuerdo con el arqueólogo a cargo de la excavación, Miguel Ángel Luna Muñoz, dicha carretera se construyó con piedra balística y se recubrió con grava negra, además de que encima se le colocó una carpeta asfáltica de 6 milímetros de grosor.

Estos fragmentos de carretera son los únicos que se tienen de aquella compleja obra inaugurada el 1 de julio de 1936, con la que se dio inicio oficialmente la circulación automotriz desde el norte del país hasta el centro de México, dijo un comunicado del INAH.

La historia de dicha carretera se remonta a 1923, con la V Conferencia Internacional de los Estados Americanos; sin embargo, fue entre los años 40 y 50 que comenzó su financiación por el gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, el primer intento de unificar al continente fue un proyecto ferroviario en 1880, el cual no prosperó.

Fuentes: Infobae y El Motor.