Últimas noticias
Skip to main content

Impulsado por las crecientes demandas de la sociedad y los avances tecnológicos, el sector construcción busca adaptarse para satisfacer las necesidades. Para Tatiana Fasolari, vicepresidenta de Fast Engenharia, la mayor empresa de revestimientos de América Latina: “El sector de la construcción está cada vez más atento a las tendencias del mercado, como la sostenibilidad y las innovaciones tecnológicas. Es crucial entender y responder a las demandas del público para garantizar el éxito de los negocios y el bienestar de todos. Por lo tanto, es esencial que tanto los consumidores como las empresas de construcción estén siempre al día y dispuestos a adaptarse a las nuevas exigencias y expectativas del mercado.”

Uno de los avances que debería cobrar protagonismo en la zona en 2024 es la construcción sostenible. En el sector se priorizará el uso de materiales sostenibles, como la madera certificada y el hormigón de bajo impacto ambiental.

Además, la implantación de sistemas de energías renovables, como paneles solares y aerogeneradores, será una realidad habitual en las obras. Los diseños arquitectónicos también se desarrollarán centrándose en la eficiencia energética, maximizando el uso de la luz natural y adoptando diseños de ventilación inteligentes.

En respuesta al cambio climático, los edificios resilientes ganarán terreno el año que viene. Diseñados para resistir fenómenos meteorológicos extremos como tormentas, inundaciones y terremotos, esta tendencia es importante para garantizar la seguridad de la población y sus bienes materiales.

Los edificios inteligentes también figuran entre las tendencias. Equipados con sensores y sistemas de automatización, podrán adaptarse a las necesidades de los usuarios, ajustándose automáticamente para proporcionar el máximo confort y eficiencia.

La construcción modular y la prefabricación también ocuparán un lugar destacado, permitiendo que las estructuras se construyan de forma más rápida y eficiente. Estos métodos permiten producir los componentes de los edificios en fábricas controladas, lo que reduce el desperdicio de material y mejora la calidad de las estructuras. Con la construcción modular pueden crearse rápidamente edificios a medida, que respondan a las demandas específicas de la población.

“A medida que pasa el tiempo, la importancia de la industria de la construcción se hace cada vez más evidente. No sólo desempeña un papel clave en el desarrollo económico del país, sino que también tiene el poder de moldear el entorno que nos rodea. Mediante la construcción de edificios sostenibles, inteligentes y eficientes, estamos creando espacios que satisfacen las necesidades de la sociedad actual y futura”, concluye Tatiana.

Fuente: https://www.construccionlatinoamericana.com/