Últimas noticias
Skip to main content

A todos nos gusta que nuestra casa hable de nosotros y que exprese nuestra personalidad. Queremos trasladar este deseo a todas las estancias, pero especialmente a la zona más social de la casa. Nos acoge a nosotros y nos invita relajarnos, pero también a nuestros familiares y amigos cuando nos reunimos.

Si tu salón se ha quedado un tanto clásico decorativamente hablando y deseas reformarlo y modernizarlos, toma nota de tres sencillas reglas con las que darle frescura y ligereza en poco tiempo y sin necesidad de un gran desembolso económico. ¿Lo que más te va a gustar? No necesitas cambiar de muebles para renovarlo.

1-Usa colores de tendencia

Para que tu salón de siempre parezca nuevo y moderno, el primer cambio que debes hacer es centrarte en la estructura. Para darle un aire nuevo, las paredes y los papeles pintados resultan buenos acompañantes. Son los primeros a los que debes acudir para renovar tu salón y que adquiera actualidad.

Apuesta por tonos grises, que ayudan a hacer más acogedoras las estancias gracias a que este tono es versátil, elegante, moderno y perfecto, además, para llenar de luz cualquier espacio.

También puedes arriesgar con el papel en una de las paredes. Si quieres incluir uno de plena tendencia, lánzate a los de formato mural, que funcionan como piezas de arte o cuadros a gran escala, con diseños texturizados y minimalistas.

También puedes jugar con el color del salón a través de los textiles. Puedes cambiar las fundas de los cojines, las cortinas e incluso lanzarte con el tapizado de los sofás. Elige tejidos más frescos en verano (lino y algodón) o más abrigados, en invierno (lana y pelo) y demostrarás que tu salón está al día.

2-Utiliza detalles con fuerza decorativa

A la hora de añadir objetos a un espacio, el tres es el número infalible. Un trío de elementos decorativos sirve para transmitir equilibrio, armonía y simetría. A diferencia de las composiciones pares, que tienden a estar encorsetadas, los grupos de tres transmiten dinamismo y naturalidad al tiempo que captan mayor atención a la vista. Es lo que se conoce como la regla del tres y que se considera el truco secreto de los profesionales de la decoración para conseguir un resultado impecable en sus proyectos.

Por ejemplo, en el caso de contar con una mesa de centro con seis elementos, hay  que agruparlos en grupos de tres, que pueden incluso sobreponerse. Muestra de ello es el tradicional libro de gran formato sobre el que descansan una bandeja o una vela. Y en el caso de objetos similares, la manera más fácil de hacerlo es que sean de distinta altura.

La regla también se aplica a piezas más grandes, como el conjunto que componen una silla, una lámpara o una mesa. Otra de las composiciones estrella en ese sentido sería una silla, una cómoda y un cuadro, por ejemplo.

3-Menos es más

Para modernizar un espacio hay un gesto infalible: ordenar y tirar. Con solo eliminar los elementos innecesarios del salón y volver a la pureza original, descubrirás una estancia nueva. Como dijo el gran Mies van der Rohe, «menos es más». Así que ponte manos a la obra y haz desaparecer los objetos que has ido acumulando sin darte cuenta y ocultan la esencia de tu salón. Ya verás cómo de un plumazo, esta estancia rejuvenece.

https://www.arquitecturaydiseno.es