Últimas noticias
Skip to main content

Atribuyen la situación a  falta de política gubernamental, improvisación, desorden,  indolencia y la sordera de las autoridades que no les permite escuchar el clamor comunitario

Por la crítica situación en que se encuentra la edificación, varias escuelas en San Francisco de Macorís no iniciaron ayer el año escolar demandando del Ministerio de Educación la urgente reparación de las condiciones de planteles que amenazan con colapsar.

Durante la pandemia las comunidades informaron a las autoridades de educación el pésimo estado en que se encontraba la estructura física de varios centros, quejas que no fueron escuchadas, por lo que las clases seguirán sin comenzar ante el temor de la comunidad educativa de que se derrumben y puedan generar una tragedia.

“Nunca bajo ninguna circunstancia prestaron atención en lo mínimo a esta realidad, por lo que hoy al inicio del año escolar tenemos diversos centros en SFM,  no solo la escuela Eugenio Cruz Almánzar, sino otros que no van a iniciar el año presencial”, declaró Robert Frías, dirigente comunitario en un video transmitido ayer por el programa El Jarabe de Zapete.

La lista de demandas abarca, además, apoyo administrativo, personal docente, baños, entre otras. “No existen las condiciones para garantizar el mínimo nivel de higiene y evitar el contagio de la Covid-19. De toda esta realidad la única responsabilidad ha sido de las autoridades de educación”.

Profesora Consuelo Rodríguez. (Fuente externa).

Para Frías la falta de política gubernamental, la improvisación, el desorden y la indolencia son elementos característicos de las presentes autoridades, que no prestan atención ni escuchan la realidad de los comunitarios.

Consuelo Rodríguez, presidenta de la unidad sindical y pedagógica de la Asociación de Profesores (ADP), denunció el estado de abandono en que se encuentra la Escuela Paulina Valenzuela. “Con un solo temblor se nos cae encima, entonces estamos en riesgo, la comunidad educativa en sentido general”.