Últimas noticias
Skip to main content

Nosotros entendemos que los políticos dominicanos sobretodo los presidentes y los ministros son enemigos del drenaje pluvial, porque han renegado todos a los drenajes, y nosotros estamos pagando todos las consecuencias de no tener un buen sistema de drenaje”. Aníbal Rincón.

SANTO DOMINGO.-Los ingenieros Reginald García y Anibal Rincón, sostienen que la falla ocurrida en el paso a desnivel de la avenida 27 de Febrero, parte de cuyas losas se derrumbaron el pasado sábado 18 ocasionando la muerte de 9 personas, se debió al drenaje y no a un fallo estructural, como hasta ahora han expresado varios expertos.

«No es un fallo estructural, es el drenaje, y el problema que me preocupa son los fallecidos. Pero fíjate lo que te quiero decir, el paso a desnivel de la 27 con Tiradentes es el mismo sistema y no ha fallado, porque es el drenaje», expresó García, quien es ingeniero estructuralista y diseñador de la obra.

Dijo que el informe que presentó el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA) en 1999, donde se determinó que en el referido paso a desnivel “hubo fallas estructurales”, estaba equivocado, «y eso lo saben las autoridades de esa época».

«Es un sistema prefabricado, se hace una parte vaciada (zapata) y otra con una loseta. Eso está bien, lo que pasa es que la presión del agua lo desbarató», detalló Reginald García.

El ingeniero García dice no tener temor de pasar por el túnel, tras explicar que el agua se metió entre la pared y la roca, presionando hasta derrumbarla, porque «la estructura no estaba diseñada para esa carga tan grande».

Consideró que con un mantenimiento durante estos años, se pudo haber detectado que podía ocurrir el derrumbe. «Además, creo que si hubiesen puesto anclaje como se pusieron en la primera parte, (la obra) hubiera estado mejor».

“En esa estructura se consideró un porcentaje de suelo, un porcentaje de roca y presión de agua, pero no para esa presión de agua que hubo ahí. Eso no estaba diseñado para eso”, dijo el ingeniero al ser entrevistado por Roberto Cavada, en el noticiario estelar de Telenoticias, canal 11.

Resaltó que el problema que provocó el desplome y posterior tragedia se debe a la falta de un sistema de drenaje, de que carece parte el Gran Santo Domingo. Insistió en la zona de construcción es roca pura, por lo que el muro que colapsó el sábado no era de contención. «El agua se metió entre la pared y la roca», 

“En Miraflores (un sector cercano) hay una cañada que nadie le ha estudiado, abrieron y hubo un choro de agua que el tubo llegaba a la pared frente al Lina, en la parte norte y fallaron los muros”, dijo en referencia a la crisis de 1999.

“La solución es instalar un sistema de drenaje”, manifestó García.

Resaltó que ha visto a muchos hablar sobre el tema sin saber, utilizando términos que no son propios y que no tiene nada que ver con la estructura colapsada.

“Eso no es un muro de contención, eso es un muro de entorno”, dijo en la conversación.

Hizo la comparación con el diseño del puente peatonal de la avenida Núñez de Cáceres, describió que esta sí cuenta con una estructura metálica, que sí está hecha de muros de contención y que es más resistente por su terreno arcilloso, que no afecta presión de agua, ni la presión del paso vehícular.

Sin embargo, establece que la estructura que se desplomó el pasado sábado fue un “over”, refiriéndose a un «push over», un método de análisis estructural que se utiliza para evaluar el comportamiento y la capacidad de resistencia de un edificio frente a cargas laterales, como sismos.

“Yo lo diseñé como un over y así la constructora lo definieron”, señaló el experto.

Anibal Rincón

El ingeniero Anibal Rincón, miembro del CODIA, expuso que al momento de la construcción se recomendó que el actual túnel de la avenida 27 de Febrero con Máximo Gómez, fuera construido en dirección norte-sur, para facilitar el drenaje hacia el mar pero que las actuales autoridades de ese tiempo no hicieron caso.

“Se planteó en aquella ocasión que los túneles fueran norte-sur, porque facilitaba el drenaje hacia el mar, pero las autoridades del momento optaron por la solución este-oeste, y que ocurrió con esa decisión que la 27 de Febrero es una represa de las aguas del drenaje” expresó el experto.

Aseguró que el gran problema radica en la debilidad del drenaje pluvial y culpó a los políticos del país no interesarse en resolver esa problemática.

“Nosotros entendemos que los políticos dominicanos sobretodo los presidentes y los ministros son enemigos del drenaje pluvial, porque han renegado todos a los drenajes, y nosotros estamos pagando todos las consecuencias de no tener un buen sistema de drenaje”.

Tras el evento de las fuertes lluvias que ocurrieron el pasado sábado 18 de noviembre, el ingeniero reiteró  que en esta ocasión el sistema de drenaje pluvial en la avenida 27 de Febrero influyó para que el referido muro de contención colapsara en cualquier momento.

Fuente: Roberto Cavada.