Últimas noticias
Skip to main content

La orientación de la vivienda es un factor principal a la hora de comprar, vender, construir o reformar un inmueble. Entre otros elementos como el terreno, las infraestructuras o la normativa urbanística; el punto cardinal hacia donde mira la fachada de un edificio y su situación es de los más importantes desde el punto de vista arquitectónico y de calidad de vida.

Muchas personas se preguntan cuál es la mejor orientación de una vivienda cuando van a comprar una casa (o a hacer cualquier otro tipo de operación con ella, como reformarla) para tomar decisiones, poner un precio al inmueble o, simplemente, saber qué gasto tendrán en aire acondicionado. 

Desde el punto de qué factores tiene en cuenta un tasador para calcular el valor de una vivienda, la orientación es principal: en función de la colocación de la fachada, este será más alto o más bajo. 

Definición de la orientación de una vivienda

La orientación es la posición que tiene la ubicación de una vivienda respecto al sol. Dependiendo de hacia donde apunte la fachada de la casa (hacia el norte, sur, este u oeste) y de si está en el hemisferio norte o sur; cambiará la luz natural que recibe, el ahorro energético, etc.  

El asoleamiento es la exposición solar de la vivienda. Es un concepto que viene de la arquitectura bioclimática, se utiliza para estudiar la cantidad de luz natural y radiación que obtendrá un edificio en función de la geometría solar y la situación de una vivienda; y proyectar en función de su análisis. 

Importancia de la orientación de una vivienda

Encontrar la orientación óptima para una vivienda es importante por cuestiones energéticas (para gastar más o menos en iluminación o climatización), pero también por una cuestión de confort y calidad de vida. 

A la hora de elegir una casa para vivir, es muy recomendable considerar el factor de su orientación para calcular cuánto podemos gastar en aire acondicionado, calefacción o luz al año. 

Pero también es fundamental conocer hacia dónde está orientado el inmueble y qué asolación tiene en consecuencia si vamos a tener el gasto de tasar la vivienda para pedir una hipoteca, venderla o repartir una herencia; ya que el precio puede variar hasta un 20% dependiendo de si la casa mira al este o al norte. 

Tres formas de calcularla

En primer lugar, para calcular la orientación de una vivienda hay que tener claro el comportamiento del sol con respecto a la tierra: el sol nace por el este y se pone por el oeste. Además, el sol se inclina hacia la zona sur.

Debido al movimiento de rotación de la tierra sobre su eje, en el hemisferio sur en invierno el sol incide de forma más oblicua y horizontal, mientras que en verano es al contrario: el sol incide de manera más vertical

Los rayos del sol inciden sobre las fachadas orientadas al sur durante todo el día; las fachadas orientadas al este reciben luz por la mañana; al oeste por la tarde y, al norte, no reciben directamente luz del sol. 

Una vez que conocemos cómo se comporta el sol con respecto a los cuatro puntos cardinales y las estaciones, podemos saber hacia qué punto cardinal está orientada la vivienda.

Obtener los planos de la vivienda 

La forma más precisa de conocer la orientación de una vivienda es acceder a los planos. Si no se dispone de ellos, se pueden consultar en el Catastro.

Los planos se disponen situando la parte superior mirando al norte, así que en función de esto, podemos saber hacia qué punto cardinal está orientada cada parte de la casa en función de si se encuentra arriba, abajo, a izquierda o derecha en el plano.  

Utilizar una brújula

Si tienes acceso físico a la vivienda o el terreno sobre la que quieres calcular la orientación, puedes utilizar una brújula para saber su posición respecto al sol. 

Una vez dentro de la vivienda, solo tienes que colocarte frente a la pared y mirar hacia donde apunta la aguja. 

Con Google Maps o Google Earth

Una buena opción para conocer la orientación de un inmueble sin necesidad de desplazarse hasta él o recurrir a los planos es Google Maps. Para calcular la orientación de una casa con Google Maps solo se necesita la dirección de la vivienda.

Una vez localizada la ubicación de la vivienda, la introducimos en el buscador y orientamos el mapa para que el norte quede arriba en el plano. Después, solo tenemos que sacar conclusiones en función de la posición de cada punto cardinal.