Últimas noticias
Skip to main content

Las estadísticas de capacidad renovable 2024 publicadas en marzo de este año por la Agencia Internacional de las Energías Renovables (International Renewable Energy Agency, IRENA por su sigla en inglés) muestran que 2023 marcó un nuevo récord en el despliegue de las energías renovables en el sector eléctrico, con una capacidad total de 3870 gigavatios (GW) a nivel mundial.

Las energías renovables representan el 86 % de la capacidad añadida; sin embargo, este crecimiento está distribuido de manera desigual en todo el mundo, lo que indica una tendencia alejada del objetivo de triplicar la capacidad de energía renovable para 2030.

La expansión de 473 GW de energías renovables fue liderada una vez más por Asia, con una contribución del 69 % (326 GW). Este crecimiento en la región fue impulsado por China, cuya capacidad aumentó un 63 %, alcanzando 297,6 GW. Esto refleja una brecha evidente con otras regiones y deja a una gran mayoría de países en desarrollo rezagados, a pesar de las enormes necesidades económicas y de desarrollo. Si bien África ha experimentado un aumento del 4,6 %, alcanzando una capacidad total de 62 GW, el crecimiento resulta poco significativo comparativamente.

El director general de IRENA, Francesco La Camera, afirmó: «Esta extraordinaria oleada en la capacidad de generación de energía renovable muestra que las energías renovables son la única tecnología disponible para escalar rápidamente la transición energética en línea con los objetivos del Acuerdo de París. Sin embargo, los datos también indican que no se está avanzando lo suficientemente rápido como para añadir los 7,2 TW de energía renovable necesarios en los próximos siete años, de acuerdo con el escenario de 1,5 °C de la Perspectiva mundial de las transiciones energéticas de IRENA”.

También añadió: «Se necesitan con urgencia intervenciones políticas y una corrección de rumbo global para superar eficazmente las barreras estructurales y crear valor local en los mercados emergentes y las economías en desarrollo, muchas de las cuales están rezagadas en este progreso. Los patrones de concentración tanto geográficos como tecnológicos amenazan con intensificar la brecha en el proceso de descarbonización y representan un riesgo significativo para alcanzar la meta de triplicar las energías renovables”.

En el caso de China, la creciente competitividad de la energía solar y eólica frente al carbón y el gas se ha convertido en el principal impulsor del desarrollo de las energías renovables. Mientras tanto, en la UE, la mayor atención política y la mayor preocupación por la seguridad energética se han convertido en los principales catalizadores del rápido crecimiento renovable, además de la creciente competitividad en costes de las energías renovables frente a las alternativas de combustibles fósiles.

Otras regiones que experimentaron una expansión significativa fueron Oriente Medio, con un aumento del 16,6 %, y Oceanía, con un incremento del 9,4 %. El grupo de países del G7 aumentó un 7,6 %, incorporando 69,4 GW el año pasado. Los países del G20, por su parte, aumentaron su capacidad un 15 %, alcanzando los 3084 GW en 2023. Sin embargo, para que el mundo alcance más de 11 TW para la meta de triplicar la instalación de energías renovables se requiere que los miembros del G20 alcancen por sí solos 9,4 TW de capacidad de energía renovable para 2030.

Dado que la energía solar sigue dominando la expansión de la capacidad de generación renovable, el informe subraya que la disparidad de crecimiento no solo tiene que ver con la distribución geográfica, sino también con el despliegue de las tecnologías. La energía solar representó el 73 % del crecimiento de las energías renovables el año pasado, alcanzando 1419 GW, seguida de la energía eólica, con una participación del 24 % en la expansión renovable.

El escenario de 1,5 °C de IRENA recomienda un aumento masivo de la financiación y una fuerte colaboración internacional para acelerar la transición energética, dando prioridad a los países en desarrollo. Se necesitan inversiones en redes eléctricas, generación, flexibilidad y almacenamiento. El camino para triplicar la capacidad de energía renovable para 2030 requiere reforzar las instituciones, las políticas y las competencias.

Datos destacados por tecnología:

Energía solar: la energía solar fotovoltaica aumentó en 345,5 GW el año pasado, mientras que la energía solar concentrada aumentó 0,3 GW. Por sí sola, China añadió 216,9 GW a la expansión total.

Energía hidroeléctrica renovable (excluida la energía hidroeléctrica por bombeo): capacidad alcanzada 1270 GW, con una expansión menor que en años recientes. Australia, China, Colombia y Nigeria incorporaron más de 0,5 GW cada uno.

Energía eólica: creció a una tasa incrementada del 13 %, siguiendo detrás de la energía solar. Para fines de 2023, la capacidad total de energía eólica alcanzó los 1017 GW. La expansión estuvo dominada por China y los Estados Unidos.

Bioenergía: la expansión continuó desacelerándose con un aumento del 3 %, sumando 4,4 GW en comparación con los 6,4 GW en 2022. Después de China, se produjeron aumentos significativos en Japón, Brasil y Uruguay.

Energía geotérmica: la energía geotérmica aumentó en una cifra muy modesta de 193 MW, liderada por Indonesia.

Electricidad sin conexión a la red: la capacidad, en regiones fuera de Europa, América del Norte y Eurasia, creció un 4,6 % y alcanzó los 12,7 GW, dominada por la energía solar sin conexión a la red que llegó a los 5 GW en 2023.

Fuente:https://www.irena.org/