Últimas noticias
Skip to main content

Danielis Fermín

El Inmobiliario

SANTO DOMINGO.-En la década de 1950, Malcolm McLean propuso al mundo una alternativa moderna para el transporte de carga: los contenedores marítimos. Desde ese momento hasta la actualidad, este sistema de almacenamiento ha revolucionado el comercio y, desde hace varios años, representa una opción para la construcción.

Con el objetivo de brindarles una segunda oportunidad e impactar positivamente en el medio ambiente, se ha recurrido a los contenedores para construir de forma sostenible viviendas modulares, plazas comerciales, oficinas, restaurantes, entre otros.

Gracias a su tamaño, que va desde 10 hasta 53 pies, ofrecen una base estructural resistente y versátil que se presta para la creación de espacios funcionales, los cuales cuentan con diseños adaptados a los gustos y necesidades de cada persona o negocio.

De acuerdo con Elizabeth Mena, presidenta de EM Estrategias y Soluciones y expresidenta de la Asociación Dominicana de Exportadores (Adoexpo), la reutilización de contenedores “reduce la demanda de nuevos materiales de construcción y evita que terminen en vertederos”.

Elizabeth Mena. (Fuente externa).

Asimismo, en el proceso de adaptación de los contenedores se consume menos energía y recursos en comparación con la construcción tradicional, lo que disminuye la emisión de gases de efecto invernadero.

“Estudios han demostrado que la reutilización de contenedores puede reducir significativamente las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en comparación con la construcción de edificios nuevos. Además, la reutilización evita el desperdicio de materiales y maximiza la eficiencia en el uso de los recursos, lo que contribuye a la conservación del medio ambiente a largo plazo”, asegura Mena.

“Estamos rescatando y dándoles una segunda vida”, explica Garivalddy De Aza, arquitecto y creador de Prismateiner, al señalar que diariamente se fabrican estos contenedores y que muchas navieras prefieren abandonarlos en los puertos, ya que, en algunos casos, es más costoso recogerlos que adquirir uno nuevo.

Garivalddy De Aza. (Fuente externa).

Construcción

De Aza indica que no todos los contenedores califican. “Se debe ubicar una unidad que esté en buenas condiciones y que no haya sido utilizada para el transporte de materiales tóxicos”. Asimismo, es vital apoyarse en expertos en la materia, debido a que es vital preparar el aislamiento térmico correctamente.

Al ser una construcción modular, tienen la flexibilidad de ampliarse al gusto de cualquier persona y puede ser prefabricado, para luego trasladarse listo hasta cualquier punto. Además, apoyarse en esta alternativa supondría un 20% de ahorro.

“Los contenedores usados pueden adquirirse a precios asequibles y luego modificarse según las necesidades, incluyendo la instalación de aislamiento térmico y acústico, sistemas eléctricos y sanitarios, y otras características como ventanas y puertas”, explica Mena.

La profesional recomienda que se investiguen las regulaciones locales, se obtengan los permisos necesarios y se estudien las condiciones del terreno. “Se debe realizar una planificación adecuada para maximizar la funcionalidad y comodidad del espacio, asegurándose de utilizar materiales de calidad para garantizar durabilidad y seguridad”.

Foto portada: Ground Picture/ Shutterstock

Publicado originalmente en El Inmobiliario impreso.