Últimas noticias
Skip to main content

SANTO DOMINGO.- Mediante contrato falso donde se aperturaban certificados a plazo fijo con tasas de interés anuales de 6 y  7%,  la red implicada por el Ministerio Público en la investigación de la Operación Búho, sacaba fondos de los socios de La Cooperativa de Ahorro y Crédito Herrera INC; (COOP-HERRERA), para la compra de propiedades y bienes diversos.  

Así lo detalla el expediente acusatorio de  solicitud de medida de coerción y declaratoria de complejidad, documento de 223 páginas presentado por la Dirección General de Persecución del Ministerio Público (DIGEPEMP), basado en los artículos 226 y 369 del Código Procesal Penal de la República Dominicana.

En la página 21 se explica que a través de un contrato, Jorge Eligio Méndez y Ana Cecilia Tejada Santos, aperturaron a nombre de Steven James Forde el certificado a plazo fijo bajo el número 17780 por un monto de doce millones de pesos y los 17781, 17782, 17783, 17784, por diez millones de pesos dominicanos cada uno, a una tasa de 6% anual, con vencimiento al 15 de agosto del 2023, es decir 20 meses.

“También los certificados 17785, 17786 por un monto de diez millones de pesos cada uno, y el 17787 por el monto de diez millones quinientos mil pesos, a una tasa de 7%, con vencimiento al 15 de abril del 2025”.

Detalla que el contrato establece en su numeral segundo que “La Cooperativa de Ahorro y Crédito Herrera INC; (COOP-HERRERA), recibe dichos fondos  por la venta de dos millones de metros cuadrados (2,000,000.00) MTS2 de terreno en la parcela no. 7, Distrito Catastral No. 1 y 3 Cumayasa.

“La descripción anterior se refiere al inmueble que supuestamente eran propiedad de Gabriel Santana Borsiela, sin embargo, deja en evidencia la falsedad utilizada por Jorge Eligio Méndez, en busca de dar apariencia de una base sólida y legítima a la transacción con los certificados financieros, puesto de que no existe entrada de recursos por estos conceptos a la cooperativa, además de que la titularidad de los terrenos era presentada en documentos falsos”, explica el expediente del Ministerio Público.

Añade que por el rendimiento ficticio de los certificados de depósito sin respaldo, cedidos en la venta a Steven James Forde, hasta el momento el IDECOOP ha podido identificar el pago de intereses por la suma de ocho millones seiscientos sesenta y ocho mil novecientos treinta y ocho pesos, que eran acreditados a la cuenta de este, pero sustraído de los fondos de los socios ahorrantes de Coop Herrera.

Un segundo caso se narra en la página 23, describiendo que el 05 de julio del 2021, fue firmado un acuerdo de promesa de venta, entre Aida Carolina Báez Vásquez, Juan Antonio Ferrand Pujals, Manuel Rafael Oviedo Estrada, Leonardo Numar Ferrand Pujals, en calidad de vendedores, y Gabriel Santana Borsilea, en calidad de comprador, en el que se acordaba la venta del inmueble consistente en veintiún mil metros cuadrados (21,000 m2) dentro de la parcela no. 23, Distrito Catastral 10/2da, Higüey, Provincia La Altagracia, por la suma de dos millones cien mil dólares.

Según el referido acuerdo, narra el expediente, Gabriel Santana Borsilea debía entregar la suma pactada, divida de la siguiente manera: Juan Antonio Ferrand Pujals US$ 405,000.00, Manuel Rafael Oviedo Estrada US$ 300,000.00, Leonardo Numar Ferrand Pujals US$ 405,000.00 y Aida Carolina Báez Vásquez US$ 990,000.00

“Al igual que en los demás casos, el pago realizado por Gabriel Santana Borsilea, fue realizado a cambio de cederle a los vendedores, certificados financieros en la Cooperativa de Ahorro y Crédito Herrera Inc., los cuales deben mantener por un periodo de 48 meses, y les generaría un interés anual de un 7%”.

Para dicha operación se firmó un “Contrato de Inversión y Regulaciones Especiales Depósito de Certificado a Plazo Fijo”, entre la Cooperativa de Ahorro y Crédito Herrera Inc., representada por Jorge Eligio Méndez y Aida Carolina Báez Vásquez. En el mismo figuraba también como testigo Gabriel Santana Borsiela, involucrando el monto de cincuenta y tres millones seiscientos ocho mil pesos dominicanos, a una tasa de un 7% anual, con vencimiento al 05 de febrero del año 2025.

Un tercer caso fechado el 27 de abril del año 2020, donde fue realizado un contrato de venta con el privilegio del vendedor no pagado entre Fabio César Herrera Roa, Luci Amelia Cabral Arzeno de Herrera, en calidad de vendedores, representados por César José Herrera Gutiérrez, y Gabriel Santana Borsilea, en calidad de comprador, acordándose  la venta del inmueble con una extensión superficial de 2,175.49 metros cuadrados y su mejora, ubicado dentro de la parcela no. 84-REF-321, Distrito Catastral No. 2/5 Casa de Campo, La Romana.

Según el expediente del Ministerio Público, el precio de la venta del inmueble fue fijado en setenta y cuatro millones setecientos dos mil doscientos cincuenta pesos.

“Al igual que en los casos anteriores, la modalidad de pago presentada por Gabriel Santana Borsilea, consistía en la cesión de certificados financiero en Coop Herrera. En la referida negociación, en otro contrato, se acordó también la venta de los mobiliarios por la suma de ocho millones trescientos mil doscientos cincuenta pesos. De estos serían pagados en efectivo DOP$ 500,000.00, y el restante dividido en depósitos a una cuenta en Coop Herrera y la apertura de un certificado a plazo fijo también en Coop Herrera”.

Agrega la investigación que cumpliendo con lo negociado, Jorge Eligio Méndez y Ana Cecilia Tejada Santos, aperturan a nombre de Lucia Amelia Cabral Arzeno De Herrera, el certificado a plazo fijo bajo el número 16815, por el monto de setenta y seis millones de pesos dominicanos con 00/100 (RD$ 76,000,000.00), a una tasa de un 7% anual, con vencimiento al 27 de octubre del año 2021.

“A partir de ese momento, desde Coop Herrera le comenzaron a transferir mensualmente más de trescientos mil pesos a la cuenta de la señora Lucia Amelia Cabral Arzeno De Herrera, por concepto de los intereses que generaba el cuantioso certificado de depósito a plazo fijo, hasta que llegó el momento del vencimiento de este, en donde encontró cierta oposición de parte de la gerencia de la cooperativa, razón por la cual acordó retirar seis millones de pesos y renovar los restante en cuatro certificados, los números 17869 (DOP$ 50,000,000.00), 17870 (DOP$ 10,000,000.00), 17871 (DOP$5,000,000.00) y 17872 (DOP$5,000,000.00), con cancelación al 01 de febrero del 2023.

Por el rendimiento ficticio de los certificados de depósito sin respaldo, cedidos en la venta a Lucia Amelia Cabral Arzeno De Herrera, IDECOOP ha podido identificar el pago de intereses por la suma de siete millones trescientos veinte tres mil novecientos cuarenta y cuatro pesos, lo cual era acreditado a la cuenta de esta, y pagados con los fondos de los socios ahorrantes de Coop Herrera, señala el Ministerio Público.

Las características según el Ministerio Público

La “estructura delincuencial”, definida por el Ministerio Público respondía de forma exclusiva al presidente de la cooperativa, quien luego se convirtió en Administrador General, colocando en el consejo de administración, gerencia de crédito, gerencia general, auditoria, y las distintas áreas administrativas, familiares y personas de extrema confianza que le permitían manejar los fondos de los socios como si fuera un patrimonio propio.  

“Se simulaban reestructuraciones de préstamos de forma mensual y anual, para hacer aparentar los balances como positivos en los estados financieros de la cooperativa, pero la realidad es que nunca se pagaba las cuotas de estos créditos”, subraya el expediente.

“Se adquirían bienes suntuosos (villas, vehículos alta gama, yates, etc.) utilizando como método de pago los certificados financieros desprovistos de garantía o sin respaldo colateral, los cuales generaban intereses mensuales que eran retirado por los vendedores, y cobrando muchos de estos la cancelación total de los mismos, sin embargo, el dinero pagado salía de los ahorros de los socios”.

 Establece el expediente que los bienes adquiridos con el dinero de los socios eran colocados a nombre de empresas y de terceras personas, cercanas a los miembros de la estructura criminal.