Últimas noticias
Skip to main content

El éxito no es algo natural o casual. El sector inmobiliario es un negocio duro que requiere formación, profesionalidad y buenos hábitos de trabajo. Algunos agentes inmobiliarios tienen éxito y otros no. He aquí los 10 hábitos de los agentes inmobiliarios de éxito.

1.- Conscientes de la responsabilidad que tienen

En cada operación dan lo mejor de sí mismos, porque son realmente conscientes de que se les confía un proyecto de vida: La venta o la compra de una propiedad. Cada compraventa inmobiliaria es única y marca un acontecimiento clave en la vida de un comprador o un vendedor… Los agentes de éxito lo saben y «ponen toda la carne en el asador» y lo dan todo para acompañar a sus clientes para poder hacer realidad su sueño, como si cada cliente fuera único y exclusivo.

2.- La satisfacción es su prioridad

La satisfacción del cliente es su prioridad y ofrecen a sus clientes un seguimiento intachable. Su «religión» es la satisfacción del cliente. Tanto si se trata de un comprador como de un vendedor, hacen todo lo posible por satisfacerlos y los convierten en una prioridad diaria.

3.- No tienen miedo a comprometerse

Impulsan su negocio y su carrera, tienen objetivos claros y ambiciosos y hacen todo lo posible por alcanzarlos. Los agentes inmobiliarios de éxito dirigen su PYME con la seriedad y la visión de un CEO de una multinacional. Fijan sus objetivos a corto, medio y largo plazo y se dan los medios para alcanzarlos.

4.- Son expertos en tu zona

Conocen tu zona a la perfección y establecen relaciones personales con vecinos, comercios, conserjes, notarios y otras profesiones relacionados al sector. Tu zona o barrio es su patio de recreo. Conocen a los comercios, a la comunidad de vecinos… Algunos incluso se hacen muy buenos amigos.

5.- Son omnipresentes sobre el terreno

Han comprendido que la prospección no es una opción, sino una obligación. Se dan los medios para encontrar el comprador ideal para sus clientes vendedores. En el caso de un property hunter (más recientemente llamado también en España «personal shopper inmobiliario«), moverán cielo y tierra para encontrar la propiedad de ensueño en la ubicación deseada para sus compradores.

No les asusta la prospección telefónica, la búsqueda a puerta fría, la distribución de folletos, de tarjetas de visita, flyers. Las jornadas de puertas abiertas, Open House, forman parte del trabajo porque para tener éxito en este negocio, ¡hay que prospectar constantemente! y no esperar detrás de un escritorio a que suene el teléfono.  Los mejores agentes saben que esta es la mejor manera de ayudar a sus clientes a conseguir sus objetivos y ofrecer el mejor servicio. Consideran la prospección como una pasión y saben cómo demostrar al cliente las ventajas de trabajar con un agente inmobiliario.

6.- No cuentan las horas de trabajo

¡Vaya! Son verdaderos maratonianos, si supieras cuánto tiempo pasan trabajando en ayuda a sus clientes… En un día, hay 24 horas y los agentes más apasionados trabajan a tiempo parcial, pues, ¡12 horas!

7.- Tienen una estrategia de rendimiento

Miden su rendimiento como los atletas para mejorar constantemente y tomar las decisiones correctas basándose en cifras y estadísticas.

¿Cuántos contactos hacen falta para obtener una cita? ¿Cuántas solicitudes son necesarias para realizar la visita de una propiedad? ¿Cuántas citas para firmar un contrato? ¿Cuántos presupuestos publicitarios para generar 10 visitas de compradores? ¿Cuantos flyers distribuidos para un contacto? Los mejores agentes inmobiliarios conocen todos estos ratios de rendimiento y basan sus acciones en estas cifras y buscan mejorarlas constantemente.

8.- Utilizan las mejores herramientas tecnológicas

Utilizan las mejores herramientas tecnológicas a su disposición para mejorar su rendimiento y la satisfacción del cliente. Saben que la tecnología es su mejor amiga y hacen buen uso de ella, aunque en ningún caso podrá sustituir el trabajo del agente inmobiliario con el contacto con su cliente. La tecnología es una poderosa palanca y la utiliza para automatizar muchas acciones y garantizar un mejor seguimiento a sus clientes.

9.- Construyen relaciones reales

Día tras día, mes tras mes, año tras año, establecen nuevas relaciones y construyen su base de datos de contactos. Roma no se construyó en un día… Para tener éxito en el sector inmobiliario y perdurar en el tiempo hace falta rigor, persistencia, lealtad, pero sobre todo crear una base de contactos de clientes a lo largo de los años que te permita construir un negocio.

10.- Son apasionados

Éste es sin duda el punto clave de la profesión. El sector inmobiliario es un trabajo para apasionados y los mejores, sin duda lo son. Un buen agente inmobiliario te aconsejará siempre como lo haría un amigo.

Fuente: https://www.eleeter.com/