Últimas noticias
Skip to main content

En los siglos pasados, los pasillos no existían. Las casas se distribuían en estancias conectadas entre sí y la gente se limitaba a pasar de una habitación a otra. No fue hasta el siglo XIX cuando los pasillos largos y estrechos se popularizaron en las viviendas para dar intimidad: uno ya podía moverse libremente por una casa sin necesidad de pasar por las habitaciones privadas.

Tras una época en la que los pasillos largos y estrechos han sido el enemigo a batir en las reformas, porque restaban metros a otras estancias, muchos interioristas que gustan de ir a la contra, creen que estos espacios de transición, muchas veces sin luz natural, han de ser vistos como una oportunidad, tanto decorativa como espacial. 

Proporcionan un momento de compresión antes de entrar en las amplias estancias iluminadas, dando ritmo a la circulación de una vivienda. Además, en casas históricas, respetar los pasillos largos, es poner en valor la arquitectura original de la misma. Celebremos los pasillos largos y estrechos con estas ideas para darles estilo.

Los suelos de los pasillos largos se visten (casi siempre) con alfombras

Un estampado gráfico en azul y blanco funciona a la perfección en todos los pasillos largos; en este caso, las paredes blancas permiten que luzca en todo su esplendor las molduras del techo. El pasillo parece considerado un espacio de segunda en muchas viviendas, una zona de paso a la que no se le presta mucha atención. Pero eso, como vemos, está cambiando. Además, en los pasillos largos con muy poco esfuerzo puedes lograr buenos resultados visuales.

La alfombra de la imagen tiene un diseño geométrico de pelo grueso en un cálido color se adapta al suelo y proporciona confort. Conclusión: añadir una alfombra a los pasillos largos ayuda a mejorar la acústica y añade calidez.

Añade un lugar para sentarte

Colocar asientos en el pasillo rompe su longitud y permite habitar el espacio. Puede ser un asiento de obra, una silla junto a la entrada para descalzarte o un hermoso banco antiguo. Lo dicen los expertos: añadir un mueble bonito en un pasillo, creará un punto focal que dará ritmo visual a los pasillos largos.

En esta espectacular casa romana en tonos azules, vemos que en la carpintería del pasillo se ha creado un nicho retroiluminado en arco invertido en el que sentarse. Al fondo, vemos una cabeza de niño de escayola, de Domino Glendening, para decorar. Armarios y puertas de madera a medida hacen de este pasillo una habitación más de la casa. Aquí el suelo no necesita vestirse, porque el suelo de madera en espiga ya hace el resto.

Un espectacular pasillo en una colorida vivienda de 60 m2 en París.© Didier Delmas.

Atrévete con un color oscuro y profundo

Sé atrevido y realza los pasillos largos de tu casa con colores intensos. Aunque se trate de un espacio de paso y/o sin luz natural, puedes optar por colores y texturas. También paneles de madera. En el pasillo de esta casa en parís, el color gris azulado añade dramatismo; los apliques de pared, un modelo de IKEA de los años 80, proporcionarán textura durante la noche. Lo curioso es que los propietarios quisieron respetar la distribución original de la vivienda.

Corredor con suelo de madera en espiga con nicho iluminado para sentarse.© Gianni Franchellucci.

“El interior consistía en una sucesión de pequeñas habitaciones comunicadas por un único y largo pasillo, algo que a los propietarios les recordaba a las casas alargadas típicas de Normandía, cuenta el arquitecto encargado del proyecto, Thibaut Picard. Como si se tratase de un tren de lujo, el pasillo da paso a los cuartos, que se suceden por el mismo lado en una larga perspectiva que se anima con una abertura en arco que conduce al despacho.

Pasillo con suelo de madera en espiga y paredes en tonos azules.© Gianni Franchellucci

Fuente: https://www.revistaad.es/