Últimas noticias
Skip to main content

En la difícil tarea que supone encontrar una vivienda de segunda mano en perfectas condiciones, los usuarios a menudo se ven inmersos en un laberinto de desafíos, especialmente cuando su conocimiento sobre el mercado inmobiliario es limitado.

Edu Saz, un arquitecto que trata en su canal de YouTube temas sobre inversiones inmobiliarias, reformas, finanzas personales, emprendimiento y desarrollo personal, reveló una guía con los tres tipos de viviendas que desaconseja adquirir con la intención de realizar reformas, arrojando luz sobre las decisiones cruciales a tomar en este emocionante, aunque a veces complicado, viaje hacia el hogar perfecto.

En el vídeo, que acumula más de 195.000 visualizaciones, el arquitecto comenzó destacando «los tres tipos de vivienda que no recomiendo en absoluto a nadie comprar de segunda mano si lo que se plantea es reformar la vivienda».

El arquitecto compartió los consejos que da a sus clientes «a la hora de elegir o descartar ciertas viviendas de segunda mano». A través de varios ejemplos de idealista, el creador de contenido manifestó «por qué ese tipo de viviendas no son las que yo recomiendo a priori para la gente que esté interesada en reformar».

Viviendas a las que accedes por una esquina

«El primer tipo de vivienda de la que quiero hablar son las viviendas en las que se accede por una esquina especialmente si son viviendas bastante alargadas», comenzó revelando el creador de contenido, a lo que añadió: «¿Cuál es el problema aquí? Por una parte tenemos toda esta toda esta pared medianera probablemente con otra vivienda, o con otro edificio, por tanto solo tenemos ventanas a uno de los lados, esto ya es un poco problemático, pero es que además de acceder por una esquina, tenemos que tener un gran pasillo para llegar hasta el otro punto de la casa. En ese caso, para resolver este problema, -precisó-lo que vamos a hacer es traernos la zona de día al inicio de la vivienda, el salón-comedor e incluso la cocina la moveríamos con el baño para dejarlo todo en la zona de entrada y tener solo un pasillo de distribución de la zona de noche de viviendas».

Agregó que sin embargo, «hay veces que este tipo de viviendas se dan en edificaciones muy antiguas», teniendo la zona de patios interiores al inicio de la vivienda y la zona exterior, que da a la calle, al final. «Ese es el peor de los escenarios-dijo- porque ahí sí que sí vamos a tener que colocar las habitaciones al inicio y por tanto vamos a necesitar un pasillo que nos lleve hasta el final de la vivienda, que es donde va a estar la zona de día».

Dimensiones recucidas y muro de carga

«El segundo tipo de vivienda que yo no recomienda Edu Saz a la hora de comprar una vivienda» son aquellas de dimensiones reducidas y con «un gran muro de carga en el centro». En ese sentido, el arquitecto revela que, por culpa de ese muro de carga, no podemos modificar la distribución del piso, por lo que «siempre se va a tener que ver con esas dimensiones reducidas».

Sin embargo, el arquitecto revela que «hay excepciones», manifestando que, si tiene «unas dimensiones mucho mayores», esta problemática se podría solucionar al «tirar una parte del muro de carga y hacer un cargadero», aunque advierte que este tipo de proyectos «va a llevar más tiempo de aprobación y la obra se va a encarecer bastante».

Viviendas «tipo tubo»

A continuación, el arquitecto revela el tercer tipo de vivienda que no aconseja, las conocidas como viviendas ‘tipo tubo’, que son aquellas que «tienen una forma bastante alargada o bastante rara, como en este caso que es tipo bota» y en las que, al acceder «nos encontramos entre dos medianeras o entre dos subdivisiones».

El problema de este tipo de viviendas, según el arquitecto, es que suelen ser pisos que se encuentran entre otros pisos o edificios, lo que supondrá que no tengamos ninguna ventana en gran parte de la vivienda. «Como os digo, es un espacio tubo bastante estrecho donde sí o sí nos vamos a ver obligados a colocar una cocina que dará a un patio interior y un baño ciego».

Asimismo el creador de contenido revela que, al tener «un pasillo larguísimo con una forma bastante extraña», esta distribución «jugaría bastante en nuestra contra si lo que queremos es reformarla y dejar un piso más actual», añadiendo que: «Ya sólo el hecho de tener que ir a la contra de la estructura principal de la vivienda va a hacer que la reforma se vea más encarecida lógicamente».

Con información de https://www.abc.es/.