Últimas noticias
Skip to main content

Llevamos ya varios años escuchando sobre la arquitectura sostenible y la arquitectura sustentable. Existen diversas certificaciones que avalan construcciones con diferentes niveles, y muchos proyectos hoy en día reciben reconocimientos por adquirir cierto grado de sustentabilidad. Pero, ¿realmente estos edificios están siendo completamente sustentables?

Vamos a explicar aquí cuáles son algunas de las características para que un edificio sea genuinamente sustentable. Así que, de inicio, vamos a dejar algo en claro: tal vez, estemos utilizando mal ciertos términos, como SUSTENTABLE. Hoy en día la arquitectura no puede, solo ser sustentable, más bien debe de ser SOSTENIBLE.

La sustentabilidad y sostenibilidad van de la mano, en ocasiones utilizamos las palabras como sinónimos ya que a grandes rasgos ambas buscan lo mismo. Sin embargo, la sostenibilidad da un paso más allá, y es que, mientras la sustentabilidad se centra principalmente en un ámbito medioambiental, esta otra toma en cuenta factores económicos, sociales, políticos y culturales.

La arquitectura sostenible no se centra únicamente en la construcción de las obras, piensa en la creación, el proceso, la vivencia y el deterioro de cada proyecto. Así que no sólo contempla materiales y construcción, sino también a los usuarios y, llegado el momento, su destrucción; así como los residuos, tanto de los materiales que utiliza como de los que el proyecto genera al estar completado. Es considerar la arquitectura como un todo, no únicamente como un inmueble.

Arquitectura sostenible

Sin más, vamos explicando algunas de estas características que hacen posible la sostenibilidad. Vivimos en tiempos donde la tecnología da pasos agigantados día a día, así que el edificio debe de integrar esta tecnología a la estética y al entorno natural en el que se ubique. Necesita también integrar este entorno natural a sí mismo. La naturaleza tiene que ser parte del proyecto y contar con un espacio ciertamente eficiente.

La arquitectura tiene que ser pensada para aprovechar al máximo los espacios, contemplar alturas decentes, incluso que el recorrido de las mismas instalaciones sea lo más lógico y ordenado posible. La eficiencia de estos espacios muchas veces se olvida en el proceso de diseño, se piensa sólo en la estética de los espacios y se olvida la parte funcional de los mismos. Así que si, la sostenibilidad comienza desde los primeros bocetos en tu cuaderno.

La luz natural, uno de los elementos que más beneficia o perjudica una obra arquitectónica, cada día toma más fuerza y relevancia, así que es viable utilizar la luz para embellecer los espacios, resaltar sus cualidades y mejorar la vivencia de los mismos. Louis Kahn dijo: “el Sol no sabía de su grandeza hasta que se posó sobre la cara de un edificio”. Pero de igual manera los edificios en el pasado no aprovecharon todas las bondades que daba la luz propiciada por el Sol.

Una orientación adecuada puede ahorrar una cantidad significativa de electricidad a un edificio, y ni se diga el ahorro económico que esto conlleva.

Por último —y quizá la. razón que más ha tomado fuerza en los últimos años— el aprovechamiento de los residuos resulta sumamente importante. Ya no sólo necesitamos reducirlos, ya no es suficiente generar menos, sino que necesitamos que lo que se genere sea benéfico para el mismo edificio, y claro, para el entorno inmediato, así como para quien lo habita y vive. Imagínate
un edificio que genere más energía de la que consume o que utilice la basura generada para composta o reciclaje.

Esto es impacto positivo, es decir, el término importante, mismo con el que quisiera que te quedaras al leer algo tan mencionado últimamente como la arquitectura sostenible. En pocas palabras, un edificio con impacto positivo es un edificio que si desapareciera sería peor para el entorno.

En Cal Guerxo, un lugar a tres horas de Barcelona, encontramos uno de los ejemplos construidos bajo este concepto. Es una casa levantada en los pirineos por Emmanuel Pauwels, uno de los pioneros de la arquitectura verde en España y fundador de Green Living Projects. Te invito a buscar este gran ejemplo de arquitectura y que logres comprender por qué Emmanuel nos dice, “cuando uno trabaja en armonía con la naturaleza el resultado es belleza”.

Fuente: https://www.admagazine.com/

Foto: Arno Senoner / Unsplash.