Últimas noticias
Skip to main content

Considera que los tiempos han evolucionado y que en la actualidad existe un liderazgo femenino mucho más diverso que tiempos atrás.

SANTO DOMINGO.- A ser auténticas y no sentir miedo de ser ellas mismas, es la principal exhortación que hace a la mujer Julissa Báez, directora ejecutiva de  la Asociación Dominicana de Productores de Cemento Portland (ADOCEM).

“La autenticidad nos lleva a que se resalten nuestros verdaderos dones y cuando se es genuino esto puede ser un poderoso impulsor del liderazgo y la mejor conexión con los demás”, subraya esta mujer de Alta Gama, al responder preguntas para El Inmobiliario.

La ejecutiva que lleva 15 años laborando en la asociación, considera que los tiempos han evolucionado y que en la actualidad existe un liderazgo femenino mucho más diverso que tiempos atrás. “Sin embargo, no es suficiente. Todavía existen demasiadas formas de pensar y políticas obsoletas que deben dejarse de lado”, precisa.

A su juicio el mayor reto radica en procurar desde el lugar donde la mujer se encuentre en sus organizaciones, ayudar a otras a aumentar su confianza en sí mismas, su capacidad para abrir las conversaciones sobre su desarrollo y su visión de lo quieren llegar a ser dentro y fuera de la empresa.

Báez entiende que el Día Internacional de la Mujer es un buen punto focal para conmemorar los años de luchas, que datan de los comienzos del siglo XX por el derecho al voto, mejores condiciones de trabajo y la igualdad entre los sexos.

“Y resalto lo de “punto focal” pues entiendo no debe ser un tema de un día al año, porque la participación y el empoderamiento femenino es algo para implementar día tras día”.

Agrega que  si se usa este día para reflexionar sobre los avances logrados en términos de derechos de las mujeres, reconocer los desafíos persistentes y la necesidad de seguir trabajando hacia la igualdad de género en todas las áreas de la sociedad, «entonces habremos logrado algo positivo en ese día”.

Julissa Báez dice sentirse una mujer afortunada, tanto a nivel personal como laboral porque siente que cuenta con el aprecio en su justa medida de su rol y aportes. Si bien, ha tenido barreras que enfrentar y  hacer esfuerzos significativos para sentirse como se siente en la actualidad,  reconoce que de igual modo ha contado con muchas oportunidades tanto de formación, desarrollo y de que su voz sea escuchada.

Sobre la posición que ocupa en la empresa, piensa que siempre se puede llegar más lejos. “Hablar de merecer no me identifica, más bien diría si me he ganado la posición que tengo en mi empresa y la respuesta es: Si. Tengo 15 años en ADOCEM en una posición que me llena de orgullo y en la cual he logrado lo más importante, la confianza y el apoyo de mi consejo directivo lo cual se refleja en la toma de decisiones, conociendo el impacto que tiene la industria en el desarrollo del país, sus aportes a nivel económico y de empleos, y donde cada vez más se pueden sentar precedentes de la participación de la mujer”.  

Sobre el rol de la mujer actual observa que la participación de la población femenina en todos los ámbitos de la sociedad actual ha ido tomando gran fuerza, en lo concerniente a la igualdad de género y las oportunidades, y existe una mayor conciencia de los beneficios de tener a ambos sexos dentro de la dinámica de liderazgo y toma de decisiones dentro de cualquier ámbito.

Para ella ser mujer es un privilegio, porque significa ser lo que Dios me creó para ejercer en este mundo. “Esto implica, la dicha de ser hija, madre, esposa y un montón de roles más, muy ligados a nuestro género, y el privilegio de poder conjugarlos todos con delicadeza, fortaleza, y resiliencia”.