Últimas noticias
Skip to main content

SANTO DOMINGO.- El influencer y  youtuber Gary de Arriba que promueve los destinos de la República Dominicana, dijo que vuelve hoy a la fiscalía procurando solucionar el caso de la invasión de su inmueble en la Ciudad Colonial, la que según su denuncia ha sido ocupada ilegalmente por una señora.

El Andariego, como se identifica en sus redes sociales, expuso en un segundo video colgado en sus cuentas digitales el pasado viernes, que adquirió la propiedad hace alrededor de tres a cuatro años, a través de una institución bancaria de renombre en el país y que religiosamente cumple con el pago del préstamos hipotecario.

Aseguró que el inmueble posee toda la documentación en regla y que no tiene ningún inconveniente, atribuyendo la ocupación a “artimañas” que alegadamente acostumbra utilizar la persona a quien acusa de la invasión.

“Yo detesto esta situación y tener que sonar por una cosa que es tan desagradable. Me siente impotente, siento que me están violando mis derechos, son artimañas que busca esa persona para complicarle la vida a la gente decente”, comentó el Andariego.

“El lunes (hoy),  voy donde la fiscal a mostrarle mis documentos, pero mientras tanto no puedo entrar a la propiedad”, dijo en el video que ayer tenía más de cinco mil comentarios.

Los hechos 

En un video divulgado la tarde del pasado viernes el influencer Gary de Arriba explica la incómoda situación que atravesadaba con dos policías que intentan apresarlo, meintras él denunciaba que su casa fue ocupada por una persona extraña.

«Yo estoy en mi propiedad, ustedes vieron cuando yo compré mi propiedad hace más de tres años y aquí una invasora se metió y la Policía me está sacando esposado de mi casa, que yo pago en el banco todos los meses», expresó molesto.

Más tarde publicó un segundo video en su red Instagram explicando que el viernes fue llamado por una persona para informarle que su casa, ubicada en la Ciudad Colonial, había sido invadida por una señora, que según narra rompió la puerta de entrada y la cerradura.

“Yo no estaba aquí. Mandé el socio mío. Ella voluntariamente le abrió la puerta y le explicó que esa propiedad es de ella y que tenía una persona limpiando”.

Agregó que en medio de la discusión sobre la pertenencia de la propiedad, la señora a quien no identifica por su nombre, llamó al 911 argumentando que estaba siendo agredida y que había un intruso en su propiedad y que fue cuando llegó la Policía Nacional y acordaron entregarle una llave a cada uno de los involucrados y que fueran a la fiscalía a ventilar el caso.

“Cuando fui a la fiscalía resulta que la fiscal no estaba y se me ocurre pasar por la propiedad y resulta que el llavín fue cambiado nuevamente, la puerta no abre con mi llave y que dentro había dos personas viviendo”, expuso.

Dijo que momentos más tarde la señora apareció y él le muestra los papeles. “Me dijeron que ella lo hace mucho y que esta vez me tocó a mi”. Tras llamar a la Policía Nacional, se determinó, nuevamente entregar copia de las llaves a ambos, quienes no podrán hacer uso de la propiedad hasta tanto lo determine la fiscalía.