Últimas noticias
Skip to main content

SANTO DOMINGO.-Ante los daños ocasionados el pasado 18 de noviembre por los fuertes aguaceros caidos sobre Santo Domingo, el presidente Luis Abinader anunció ayer que en los próximos 15 días la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (Caasd) presentará un programa sobre el drenaje pluvial y sanitario integrado en el Gran Santo Domingo.

Expertos han destacado tras los torrenciales aguaceros caídos en el país en los últimos tiempos que este problema requiere acciones urgentes por parte del Estado dominicano, tras el derrumbe de varias losas del paso a desnivel de la avenida 27 de Febrero con Máximo Gómez, que dejó un saldo de 9 personas fallecidas.

“Es un proyecto que no lo puede hacer un gobierno en cuatro años y es un proyecto que por la dimensión de la inversión yo pienso que debe ser hecho entre ocho y 12 años pero me gustaría que sea aprobado por toda la sociedad y el liderazgo político”, aseguró Abinader.

Hablan expertos

 En la edición de ayer El Inmobiliario destacó los planteamientos del arquitecto Edgar Martínez, quien consideró que “Las inundaciones resultantes de un inadecuado sistema de drenaje pluvial representan una amenaza directa para la infraestructura urbana y la seguridad de sus residentes”.

Mientras el ingeniero y ex secretario de Obras Públicas, Pedro Delgado Malagón, subrayó la complejidad del drenaje pluvial en Santo Domingo debido a la naturaleza porosa del subsuelo calizo, lo que dificulta el control del agua ante el crecimiento desproporcionado de la ciudad “qué ocurre con esa roca, que es una roca caliza, arrecifal muy permeable, llena de agujeros e  irregularidades.

El ingeniero señaló que, si bien las estructuras no están diseñadas para soportar precipitaciones de tal magnitud, la incidencia de fenómenos climáticos extremos, sumado al cambio climático, está desafiando los estándares habituales de planificación urbana.

En alusión a proyectos históricos de infraestructura, como el sistema de drenaje implementado por los españoles en el siglo VI, Delgado Malagón habló de las diferencias económicas y estructurales entre esa época y el presente, sugiriendo irónicamente que mudar la ciudad podría resultar más viable que emular proyectos de esa magnitud “es imposible hacer una gran inversión en este aspecto, yo creo que saldría más barato mudar la ciudad”.

Sobre las infraestructuras

Delgado Malagón define compleja la situación de infraestructura en la República Dominicana, particularmente en Santo Domingo tras exponer una serie de problemas preocupantes enfocándose en la destructiva influencia del agua como agente agresivo que causa estragos en estructuras de transporte y viviendas «El agua, un bienhechor en su momento, se ha convertido en destructor y fuente de contaminación, afectando la calidad de vida de miles de familias de escasos recursos que habitan cerca de ríos como el Ozama y el Isabela», precisó.

Mientras Martínez sostuvo que el crecimiento exponencial de las áreas urbanas, impulsado por el aumento de la población y la expansión de las infraestructuras, plantea desafíos significativos para la gestión de las aguas pluviales en entornos urbanos.

Al abordar el tema de la preocupación que tienen los dominicanos sobre las infraestructuras el país tras ciertos eventos, Delgado enfatizó que no se trató de un problema de diseño o práctica deficiente, sino más bien de la imprevisibilidad de la naturaleza e hizo un llamado claro: “la situación crítica de la infraestructura en Santo Domingo exige acciones urgentes y coordinadas para abordar los desafíos actuales, antes de que se agraven aún más” dijo.

La visión de Pedro Delgado Malagón resalta la necesidad de una revisión profunda y estratégica de las infraestructuras urbanas para enfrentar desafíos climáticos y garantizar la resiliencia frente a fenómenos naturales extremos al tiempo que invita a los dominicanos a no tener miedo al pasar por túneles y elevados luego de los sucesos del pasado 16 de noviembre.

“La búsqueda de soluciones definitivas requiere un enfoque integral, técnico y coordinado. Los desafíos relacionados con el drenaje pluvial son multifacéticos y exigen una coordinación eficaz entre las diferentes entidades gubernamentales competentes y los actores de la sociedad civil. La colaboración interinstitucional es esencial para superar barreras administrativas y garantizar la implementación exitosa de soluciones integrales”, expuso, de su lado, Martínez.