Últimas noticias
Skip to main content

La construcción del mayor voladizo de la historia casi termina: 230 metros de acero, cristal y hormigón que unen dos rascacielos sobre una de las principales arterias de la ciudad de Dubai, la autopista de seis carriles que une la ciudad con su aeropuerto.

El edificio —que cuenta con dos torres de 305 y 235 metros de alto— tiene un estilo completamente diferente a la típica arquitectura de la capital de los Emiratos Árabes Unidos. Recuerda más a una sobria ciencia ficción de carácter industrial que al extravagante estilo dubaití, probablemente porque sus diseñadores son el estudio de arquitectura japonés Nikken Sekkei, cuyos cuarteles principales están en Tokyo. “Su diseño elegante e icónico marca una clara desviación de los edificios existentes a su alrededor,” afirman.

Según sus diseñadores, “el plan para este desarrollo de uso mixto consiste en oficinas, hoteles, residencias y tiendas ubicadas en la puerta de entrada al área del centro de la ciudad, llegando del aeropuerto de Dubái”.

El complejo cuenta con las torres gemelas unidas por el voladizo —al que han bautizado como ‘The Link’ (el nexo)— además de cuatro estructuras de baja altura.

El voladizo es el más grande del mundo, aseguran, superando con creces al del Busan Cinema Center de Corea del Sur con 85 metros o el famoso mirador con piscina del hotel Marina Bay Sands de Singapur, que “sólo” tiene 66,5 metros.

Pero lo más impresionante no es el récord en sí sino el hecho de que sólo mide cinco metros menos que el segundo de sus rascacielos. Es como si alguien hubiera agarrado el rascacielos vertical y lo hubiera pasado por la herramienta de transformación del Photoshop para girar la torre 90 grados.

Según dicen sus promotores, el complejo se terminará al final de este mes de enero 2024, convirtiéndose en la puerta oficial de entrada a la ciudad más importante de la región hasta que Arabia Saudí complete su proyecto faraónico Neom.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/