Últimas noticias
Skip to main content

Los latinos han incrementado su presencia en el mercado inmobiliario de Miami, evidenciando una salida significativa de capitales desde América Latina hacia Florida.

Bloomberg Línea consultó un informe de The Miami Association of Realtors (Miami Realtors) donde la compañía señala que las ventas de bienes raíces a inversores extranjeros disminuyeron ligeramente en el último año, pero los latinos representaron un tercio de las compras de inmuebles.

«La seguridad jurídica en Estados Unidos es incomparable. El tema de los alquileres y la estabilidad de la propiedad atraen mucho al inversionista internacional, especialmente comparado con mercados latinoamericanos», comentó Geovanny Reza, gerente comercial de Real Estate Investments by Borrero Corp.

Los empresarios e inversionistas colombianos y argentinos, son los principales compradores de viviendas en Miami, representando el 15% y el 14% del total de compras, respectivamente. Otros que destacan son los brasileños (7%), venezolanos (5%) y mexicanos (5%).

Nacionalidad/participación (%)

Colombianos15%
Argentinos14%
Brasileños7%
Venezolanos6%
Canadienses6%
Mexicanos5%
Peruanos5%
Ecuatorianos5%
Chilenos4%
Franceses3%

Las propiedades en Miami varían ampliamente en precio y tipo, desde apartamentos modestos hasta lujosos condominios y casas en áreas exclusivas.

Aunque las inversiones pueden comenzar en $340,000, el panorama general indica que los apartamentos suelen empezar en $500,000 y las casas en zonas residenciales oscilan entre $700,000 y varios millones de dólares.

Nacionalidad/precio promedio (US$)

Brasileños1,000,000
Venezolanos521,000
Colombianos446,800
Canadienses437,700
Argentinos340,400

Para muchos inversores latinos, la compra de propiedades en Miami no solo representa una diversificación de su portafolio, sino también una protección contra la inestabilidad política y económica en sus países de origen.

«América Latina está girando a la izquierda, lo que genera incertidumbre. La gente busca proteger su patrimonio en mercados más estables y cercanos como Miami, una ciudad con un idioma similar y una proximidad conveniente», explicó Reza.

Jorge Vargas, socio fundador de Tobon Group, de Cervera Real Estate, señaló que los latinos prefieren proyectos en pre-construcción y condominios de lujo ya construidos en zonas céntricas con acceso a servicios y entretenimiento.

Las áreas más apetecidas incluyen Brickell, Downtown Miami, Bal Harbour y Sunny Isles, conocidas por su alta demanda e infraestructura.

Las zonas emergentes como Wynwood y Edgewater también atraen inversiones debido a proyectos de renovación urbana.

Una tendencia notable entre los inversores latinos es la adquisición de propiedades para renta corta, popularizada por plataformas como Airbnb.

El estudio de Miami Realtors reveló que el 71% de los inversores extranjeros no utiliza las propiedades para vivir a tiempo completo, sino para alquilarlas en temporadas altas o vacacionales. Esto responde también a la consolidación de Miami como uno de los destinos turísticos más importantes de Estados Unidos.

«La preferencia por la renta corta se debe a la búsqueda de retornos altos y rápidos. Además, las propiedades nuevas son más rentables y baratas que las usadas, lo que difiere de los mercados locales en América Latina», añadió Reza.

El mercado inmobiliario de Florida continúa atrayendo a inversores latinos que buscan estabilidad, diversificación y rentabilidad, consolidándose como un destino clave para la inversión en bienes raíces.