Últimas noticias
Skip to main content

La construcción sostenible está revolucionando el panorama arquitectónico en todo el mundo al explorar nuevas técnicas y materiales, como el bambú, que desplazan a los tradicionales, como el acero y el hormigón, cuyos costos medioambientales son elevados.

El bambú, un componente tradicional, se está convirtiendo en una opción respetuosa con el medio ambiente, destacando por su combinación de resistencia, flexibilidad y sostenibilidad. Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Bristol ha demostrado la eficacia de un sistema de predicción para las conexiones de postes de bambú, allanando el camino para su uso estructural en diversos edificios.

Este innovador enfoque, publicado en Construction and Building Materials, trae un modelo de predicción seguro y muy eficiente para determinar las ubicaciones y métodos óptimos de atornillado en estructuras de bambú. Esto amplía significativamente las posibilidades de integrar este material en la construcción de viviendas y otros edificios.

Alta resistencia del bambú

El bambú, un material que está reconocido por su gran resistencia, comparable al acero y una resistencia a la compresión dos veces mayor que la del hormigón, se ha utilizado en diversos elementos estructurales en todo el mundo. Sin embargo, es un material bastante vulnerabilidad a conexiones convencionales de madera, como los tornillos, lo que ha supuesto un desafío. La investigación de la Universidad de Bristol se centró en superar esta limitación.

El estudio, liderado por la bióloga Dominika Malkowska, muestra las propiedades excepcionales que puede llegar a tener el bambú, como su capacidad para doblarse sin que se rompa, o su resistencia natural al fuego. El bambú se ha ganado el reconocimiento de arquitectos de renombre, quienes lo han denominado «el acero del siglo XXI», no solo por sus propiedades estructurales sino también por lo rápido que crece, lo que contribuye a combatir el cambio climático al secuestrar carbono de la atmósfera de manera más eficiente que la madera.

Los experimentos realizados por el equipo de Malkowska, que incluyeron más de 250 pruebas, han demostrado que las conexiones de bambú con tornillos sí pueden ser exitosas, desafiando las expectativas previas de que el material se agrietaría debido a las características unidireccionales de sus fibras. Hasta ahora, las soluciones para evitar que el bambú se rompiera, requerían uniones complejas, como el uso de mortero de cemento, lo que complicaba el proceso.

Método efectivo para usar el bambú

El método más exitoso se basa en un modelo de cálculo probado con madera, utilizando tornillos de acero inoxidable y una estructura en forma de T. Este método, que ha demostrado su eficacia, presenta ventajas notables, como la reducción de la huella de carbono, facilidad de desmontaje in situ y una mayor rigidez y ductilidad.

La propuesta de los científicos de Bristol sugiere la aplicación directa de este método en conexiones simples con carga ligera. Para validar su eficacia en escenarios de carga más elevada, como muros cortantes, el equipo planea realizar experimentos adicionales con mayor cantidad de tornillos en estructuras reales. Este enfoque podría allanar el camino hacia una arquitectura de bambú más accesible y sostenible.

Fuente: https://vibes.okdiario.com/