Últimas noticias
Skip to main content

Por Gissel Taveras

El Inmobiliario

SANTO DOMINGO.-  A Massiel Martínez en el año 2018 se le acerca un amigo con la idea de adquirir una propiedad. En ese momento ella trabajaba en una firma de abogados, sin embargo, empezó a hacer las diligencias para apoyarlo y que su amigo pudiera adquirir esa propiedad que deseaba.

Fue así como nació DomusRD, una empresa de bienes raíces que este 28 de junio ya cumple 6 años en el mercado dominicano. 

“La verdad es que, sin ningún tipo de experiencia, pues hicimos nuestra primera venta, luego hubo una pausa, porque yo estaba muy enfocada en la parte legal, pero en pandemia volvimos a retomar ya de manera más activa, porque no es que no hacíamos ventas ni alquileres, sino que no era tan activa, como lo hacemos ahora en este momento”, expone la CEO de la firma. 

DomusRD cuenta con dos oficinas en Santiago y Santo Domingo, con 6 agentes que cubren esas zonas y Punta Cana donde tienen muchos clientes extranjeros. Ofertan proyectos residenciales y turísticos.  

La abogada explica, en conversación con El Inmobiliario, que no ha renunciado a su profesión, sino que por el contrario ha combinado su experiencia legal para dar un mejor servicio a sus clientes. 

Revela que al principio DomusRD fue un proyecto muy retador, pero luego poco a poco fue tomando forma, “descubrí pasiones que tengo que no conocía”. 

Massiel Martínez, junto a su equipo de DomusRD. (Fuente externa).

La honestidad como norte

La honestidad y la lealdad representan la base para lograr el éxito en cualquier carrera, subraya Martínez, tras considerar que sin estos valores no se puede trascender ni escalar. 

¿Pero a que se refiere Massiel cuando habla de transparencia y honestidad, especialmente en el sector inmobiliario? 

Muchos agentes inmobiliarios utilizan herramientas para llevar a cabo una venta, sin que muchas veces sean las correctas.  Por lo que la experta afirma que se debe ser honesto con los clientes incluso cuando una propiedad no le conviene. 

“Nuestro trabajo es conocer de las zonas que esas personas quieren y no ofrecerles cosas por ofrecerles, porque al final esto no se trata de vender por vender. Esto se trata de hacer un verdadero trabajo que vaya en favor de la persona que desea adquirir su propiedad, ya sea comprada o rentada”, explica Martínez. 

“Y medios hay muchísimos desde pagados hasta no pagados. Lo importante es siempre mantenerse con las tendencias y ser honestos no solamente con su cliente, sino también con sus otros asesores inmobiliarios”, agrega la ejecutiva.

Expresa que al final esto es un trabajo en equipo y si no se es leal uno mismo y con los demás es muy difícil escalar en el futuro, «hay que prepararse y ser leal».

 ¿Cómo son los clientes? 

 “A un agente inmobiliario le llega todo tipo de cliente, desde los que quieren cosas pequeñas hasta lo que realmente no quieren nada, como un buen asesor se debe orientar a cada persona dependiendo de lo que busca y aterrizar sus búsquedas, porque muchas veces las personas desean algo, pero no está apegado a la realidad”. 

En cuanto a las horas de trabajo que debe emplear un agente, abogada y asesora inmobiliaria considera que se está todo el tiempo laborando, aunque no sea lo ideal, “pero al final nosotros nos debemos mucho al cliente y muchos son internacionales, y tenemos la obligación de suplir las necesidades propias de esa persona y ajustarnos un poco a su horario”. 

La vida de un agente inmobiliario 

Massiel disfruta siempre de lo que hace y considera que la vida de un agente inmobiliario como en todo negocio, es una vida de mucha proyección y planificación. 

 “Un verdadero agente inmobiliario debe planificar todo lo que va a hacer en un mes, con todas las publicaciones, por ejemplo, que se hacen a nivel de redes sociales, deben ser organizados y saber  prospectar y dar seguimiento a los clientes si tienen que mostrar una propiedad, y hacer las presentaciones cuando son proyectos a futuro”. 

Asimismo, la educación forma parte de un buen agente, en ese aspecto informa que mensualmente ofrecen capacitaciones a sus agentes, donde llevan formación tanto a nivel legal como en ventas, y cada cosa que entiende relevante para que estén lo suficientemente preparados. 

 “Además, nos apoyamos de los talleres de la Asociación de Agentes y Empresas Inmobiliarias (AEI), a la cual pertenecemos, así como las presentaciones que ellos hacen para aprovechar a través de esta institución todo lo que nos brinda para poder servir mejor y estar más preparados para los clientes”. 

Señala que por lo tanto, un asesor inmobiliario dispone o maneja entre comillas su horario, pero al final del día siempre tiene que adaptarse un poquito a lo que desea el cliente y la ventaja es que podemos trabajar desde cualquier lugar. 

“Un mensaje que yo pudiera dejarle a los nuevos asesores o inclusive a los que ya están es que se preparen ya que el conocimiento es la base de todo y vendedores hay muchísimos por ahí, un verdadero asesor inmobiliario siempre está en constante crecimiento y en educación”. 

Planes 

En lo que queda del año desean como plan abrir formalmente en Santiago, porque se encuentran en el transcurso del proyecto, asimismo planean afianzarse más en el mercado inmobiliario para poder ir creciendo como inmobiliaria.  De igual forma, continuar educando a sus clientes para que realicen inversiones inteligentes.