Últimas noticias
Skip to main content

Especialista aboga por aprobación nueva ley de alquileres sin perder la mirada en ninguna de las partes involucradas.

SANTO DOMINGO.- Con la debilidad que posee el sistema dominicano para procesar los desalojos, un inquilino podría permanecer en un inmueble hasta dos años sin pagar. Por eso se hace imperativo la aprobación del proyecto de Ley de alquileres de bienes inmuebles y desahucios, dijo la abogada Amarilis Durán, presidenta de la Federación de Mujeres (FEM).

Un inquilino con la debilidad que tiene el sistema puede durar no menos de dos años sin pagar en un inmueble porque para el desalojo es un proceso complejo por eso hoy día se impone una nueva legislación que regule los derechos de los propietarios”, expuso la especialista en derecho inmobiliario.

Al participar en el panel de expertas en “Real Estate Women´s Day”, detalló que “se trata de una ley delicada, sensible y no deja de ser un elemento social desde el Estado, que debe llevarse a cabo sin perder la mirada en ninguna de las partes involucradas”.

Agregó Durán que el proyecto de ley de alquiler es una aspiración de todos los dominicanos porque la legislación que rige al país en esa materia, actualmente, es un instrumento legal que respondió a la necesidad de la época en que fue realizado, para crear un mecanismo para regular la relación entre propietarios e inquilinos.

“Pero ya no responde a la necesidad actual, es una legislación muy proteccionista para el inquilino y con desventaja para el propietario.

Asesoría preventiva

Durán destacó la importancia de que los agentes inmobiliarios ofrezcan a sus clientes una asesoría preventiva, tras resaltar que la obtención de una comisión no debe llevar al corredor a hacer un trabajo rápido. “Cuando se encuentre con un inquilino la comisión no le puede llevar a hacer un trabajo rápido, hay que tener un buen inquilino, su referencia, ver si tiene la capacidad de pago y asegurar un buen fiador”, opinó.

Sostuvo que la buena asesoría representa un pilar fundamental del corretaje inmobiliario, con un buen acompañamiento. “Hoy día para hacer cualquier negocio inmobiliario hay varias patas, una asesoría legal, otra fiscal y lo que más le convenga al cliente. No solo se limita a los documentos, sino tener el acompañamiento fiscal, hoy día no se compra como antes, se debe asesorar adecuadamente al cliente por la rentabilidad, se trata de brindar una asesoría preventiva con relación la venta”.

La asesoría preventiva-añadió Durán- es la que deben ejercer los agentes porque es lo que les permitirá en el tiempo hacer buenas gestiones. «La inversión de una casa para algunas personas puede representar todo su patrimonio».

Señaló que el mejor amigo de una negociación de bienes raíces, aparte del abogado es un agrimensor, por el tema de los deslindes y las situaciones con sucesiones.

Amarilis Durán dijo que cualquier negocio pequeño te podría conectar con uno grande y que en cada transacción “tenemos la oportunidad de dar el salto porque cada persona es un cliente, el ser humano le gusta sembrar en la tierra, todos somos potenciales compradores y  vendedores, donde el dinero crece más rápido es en el área inmobiliaria. No nos enfoquemos solo en las ventas, sino en inversiones”.