Últimas noticias
Skip to main content

La desarrolladora y constructora ofrece una serie de recomendaciones sobre pasos a seguir para asegurar el éxito en la transacción.

SANTO DOMINGO.- Comprar una propiedad en preventa sigue representando una opción altamente rentable tanto para inversiones como para vivienda, ya que permite adquirir un inmueble con pagos a cuotas sin intereses, considera la arquitecta Yermys Peña, quien ofrece una serie de recomendaciones para que el proceso pueda ser llevado a feliz término.

La también constructora, desarrolladora y especialista en ciudades inteligentes y sostenibles, sostiene que República Dominicana sigue experimentando un crecimiento en el sector de la construcción, abriendo nuevos destinos y viviendo un excelente momento para las inversiones.
 

En un artículo enviado a El Inmobiliario titulado “Guía para inversionistas”, Peña destaca que cuando un proyecto inmobiliario está disponible y acaba de salir al mercado, es el momento ideal para realizar la inversión y reservar, siempre y cuando cumpla con los requisitos de compra adecuados.

Las consideraciones de la experta surgen a propósito de la alegada estafa inmobiliaria de que fueron objeto, de acuerdo al expediente del Ministerio Público, más de 300 personas, quienes habrían entregado cuantiosas sumas de dinero a dos empresas constructoras para adquirir su techo, recursos que habrían sido desviados de sus fines.

Yermys Peña establece que es importante tener en cuenta que para cualquier relación comercial que vaya a establecerse en cualquier parte del mundo, siempre es necesario analizar los puntos legales, técnicos y financieros para garantizar el éxito. 

“Adquirir cuando los inmuebles aún están en etapa de preventa, garantiza una alta rentabilidad, ya sea para inversión o para vivienda, pero este proceso debe llevarse a cabo con cuidado para asegurar el éxito”, opina.

Desde su experiencia como arquitecta, constructora y desarrolladora, Peña plantea una serie de  recomendaciones sobre pasos a seguir:

1-Deje de lado las emociones y realice un análisis crítico de la constructora con la que realizará la inversión. Analice la experiencia y buena reputación de la empresa encargada del proyecto. Las afiliaciones con gremios como Acoprovi, Cadacom, entre otros, brindan un respaldo adicional. Verifique si la constructora está afiliada a alguno de ellos. Si es posible visite sus oficinas físicas y haga su evaluación. También obtenga referencias de agentes inmobiliarios confiables que puedan dar una referencia moral.

2. En el caso de que el proyecto esté bajo un fideicomiso, investigue qué fiduciaria está involucrada. La garantía no solo radica en la existencia del fideicomiso, sino en la solidez y respaldo de la fiduciaria. En la República Dominicana, la mayoría de las fiduciarias están asociadas a bancos locales sólidos. Sin embargo, tenga cuidado con las fiduciarias conformadas por personas físicas, ya que no podrán ofrecer la misma garantía.

3. Como constructoras, estamos obligadas por la Ley 155-17 en las operaciones inmobiliarias a realizar una correcta verificación de la identidad del cliente, ya sea persona natural o jurídica, así como del beneficiario final, en caso de existir, y el propósito de dicha operación. Para esto, se pueden requerir una serie de papeles, que incluyen: (i) documento de identidad, (ii) documentación financiera, como comprobantes de ingresos, estados financieros u otros que demuestren la solvencia del cliente, (iii) información legal, que puede variar dependiendo del tipo de transacción, como documentos constitutivos de una empresa o poderes, entre otros, (iv) contactos, residencia, ocupación y otros datos pertinentes.

“Es importante destacar que estos requisitos pueden variar según las condiciones específicas de la transacción y el tipo de cliente. Nuestra recomendación es que el cliente entienda que, aunque este proceso puede resultar tedioso al tener que suministrar esta información, debe verse como algo positivo. Si la constructora no solicita esta información ni realiza este proceso, existe el riesgo de que los procedimientos no sean legales y puedan resultar en incautaciones o lavado de activos, poniendo en riesgo su inversión.

4. Revise el contrato de promesa de compra con su asesor legal. Verifique el registro mercantil de la constructora, el acta de asamblea que autoriza a la persona que firmará, el título de propiedad donde se llevará a cabo el proyecto y la cuenta bancaria donde realizará los pagos, la cual debe estar a nombre de la misma empresa.

5. Haga todas las preguntas necesarias para aclarar cualquier duda sobre los espacios, los materiales utilizados en el proyecto, los planos dimensionados, los aspectos de sostenibilidad o cualquier otro tema relevante en términos de diseño o acabados. Además, consulte sobre la posibilidad de realizar cambios o mejoras, la asignación de estacionamientos y la posibilidad de alquileres a corto o largo plazo, entre otras inquietudes.

6. Revise minuciosamente el precio, las cuotas, las formas de pago, los gastos legales y de transferencia. Si usted reside en el extranjero, revise los cargos que su banco generará para transferencias internacionales. De esta manera, podrá tener una comprensión clara de los costos asociados con la compra.