Últimas noticias
Skip to main content

Grupo Piñero sostiene que el nuevo Biodigestor se suma a otras soluciones del resort basadas en energías renovables de autoconsumo como paneles solares, medidas de reducción del consumo en iluminación y climatización.

Cayo Levantado Resort, ubicado en Samaná, anunció que incorporó un innovador microdigestor para gestionar sus residuos orgánicos y seguir contribuyendo al desarrollo sostenible del turismo en el país.  

Pablo del Toro, Head of Enviromental Management, dijo que uno de los puntos más críticos para la gestión ambiental del proyecto era que, al tratarse de una pequeña isla, los residuos orgánicos producidos por el hotel debían ser llevados a Santa Bárbara de Samaná para su vertido controlado, con los consecuentes costos tanto ambientales como económicos y que con el proyecto dan respuesta a ese gran reto a la vez que aprovechan su potencial energético para el propio consumo del hotel. 

Una nota de prensa destaca que este desafío se ha solventado con una solución innovadora que marca la pauta de la sostenibilidad del sector turístico.  «Se ha instalado una pequeña planta de digestión anaerobia basada en la tecnología SmallBiogas desarrollada por la compañía española Genia Bioenergy, especializada en procesos de economía circular waste to energy», explica el documento de prensa del Grupo Piñero.

Añade que con la citada planta, todos los residuos orgánicos, que se producen en la isla, se someten a un proceso natural de digestión anaerobia. En él, las bacterias sin oxígeno degradan la materia orgánica convirtiéndolo en biogás (un gas sostenible con mucho contenido en metano), enmiendas y fertilizantes orgánicos que alimentan los jardines del resort, cerrando así el círculo de gestión de buena parte de los residuos en la isla. 

Añade que el gas obtenido, unos 42.000Nm³/año, se utiliza para alimentar un microgenerador que produce energía térmica y electricidad para autoconsumo del complejo turístico. «Con este microdigestor, los desechos de las cocinas y restaurantes junto a los restos de poda de los jardines y espacios verdes, así como los lodos de las depuradoras, pasan de ser considerados residuos a convertirse en subproductos que dan origen a energía y fertilizantes de origen renovable, reduciendo su huella de carbono e iniciando un ciclo de economía circular», detalla.

Según Bernat Chulià, director de Genia Bionergy, “las plantas de biogás tienen la ventaja de que se pueden adaptar a cada escenario con el objetivo de poner en valor los residuos y subproductos orgánicos, de forma que pasan a ser un recurso. «En el sector HORECA, existe un gran potencial, y en particular en los complejos donde además de los residuos de cocina y restaurantes, hay disponibilidad de residuos de jardinería y de actividades turísticas, como, por ejemplo, el golf”, explica. 

Grupo Piñero sostiene que el nuevo Biodigestor se suma a otras soluciones del resort basadas en energías renovables de autoconsumo como paneles solares, medidas de reducción del consumo en iluminación y climatización, y la instalación de una planta de producción de agua a partir de la condensación de la humedad del aire, que permite obtener hasta 6.000 litros diarios para las necesidades del complejo. 

Cayo Levantado Resort, igualmente cuidó la integración en el entorno desde su creación preservando la biodiversidad de flora y fauna de la isla y el mar: ha evitado la flora invasora, ha regenerado con más de 700 plantas de especies endémicas o nativas de la isla, sus jardines e impulsado la conservación y restauración de arrecifes de coral, apunta el documento de prensa.