Últimas noticias
Skip to main content

El One World Trade Center, en Manhattan, Nueva York, está cerca de pasar a ser el segundo rascacielos más alto de Estados Unidos, ya que una nueva torre planea desplazarlo del primer lugar. Se trata de la Legends Tower, cuyo proyecto de construcción se aprobó el pasado miércoles en la ciudad de Oklahoma.

El Ayuntamiento de Oklahoma aprobó una altura «ilimitada» para este rascacielos superalto diseñado por el estudio de arquitectura AO. El complejo Legends Tower tendrá una altura de 581 metros. Esta dimensión la convierte inmediatamente en el edificio más alto del país y el quinto más alto del mundo.

Será 39 metros más alto que el actual rey de Estados Unidos, el One World Trade Center de Nueva York. El más alto del mundo es el Burj Khalifa en Dubai, que mide 827 metros de altura.

La propuesta original se presentó a principios de este año, con una altura de 533 metros para el rascacielos. Poco después, el promotor anunció que habían cambiado los planos y pedían permiso a la ciudad para construir a la altura actualmente aprobada. Fue en marzo cuando Scott Matteson, propietario de uno de los desarrolladores de Matteson Capital, anunció que «todo el proyecto» ya había sido financiado y que la construcción podría comenzar en junio.

En otoño comenzará la construcción de las primeras torres que rodean al Legends Towers

Está previsto que el trabajo de las tres primeras torres de menor tamaño comience este año. La torre principal se construiría una vez que se hayan completado estas. «AO y Matteson Capital anticipan ansiosamente el comienzo de la construcción de los primeros edificios este otoño y la posterior inauguración de la Legends Tower, que se convertirá en el edificio más alto de los Estados Unidos. Una vez terminado, el impacto del Boardwalk en Bricktown será significativo», afirmó el desarrollador que está detrás este este titánico proyecto.

Rascacielo Legends Tower | Gtlza. difusión AO architecture studio.

El complejo albergará espacios comerciales y de entretenimiento; en tanto, las torres albergarán residencias y un hotel de lujo. La parte de la plaza comercial, en el que habrá restaurantes, tiendas minoristas y espacios abiertos se llamará Boardwalk at Bricktown. “Un catalizador para la evolución urbana, The Boardwalk encarna la esencia enérgica de la ciudad de Oklahoma, honrando su rico pasado, presente dinámico y futuro prometedor”, agregan los diseñadores.

Asimismo, el edificio deberá hacer frente a condiciones meteorológicas complejas, ya que el estado de Oklahoma es conocido por sufrir fuertes vientos y terremotos. Es por eso que los responsables del diseño informaron que durante su construcción, se instalará un núcleo grueso de hormigón alrededor del hueco del ascensor para mayor estabilidad.

Por otro lado, las ventanas del rascacielos serán capaces de resistir la fuerza de un tornado sin daños. Afirman que este será uno de los lugares más seguros en caso de tornado.

Posteriormente, en esa misma zona se plantea construir también un nuevo estado para la NBA Oklahoma Thunder por 900 millones de dólares.

La inauguración de la Torre Legends coincide con un periodo en el que Oklahoma City está experimentando un notable crecimiento y diversificación económica, alejándose de su tradicional dependencia de las industrias del petróleo y el gas. Este crecimiento fue impulsado por inversiones en atracciones urbanas, financiadas a través de un impuesto sobre las ventas del 1%, con intenciones de mejorar la oferta cultural y de entretenimiento de la ciudad.

A medida que el proyecto de la Torre Legends avanza, surge la cuestión de si este ambicioso rascacielos representará el futuro arquitectónico de Oklahoma City o si, por el contrario, será un desafío demasiado grande para la percepción tradicional del paisaje urbano estadounidense.