Últimas noticias
Skip to main content

SANTO DOMINGO.- Rafael Bueno, presidente de la Asociación Dominicana de Importadores Ferreteros (ADOIMFE), afirmó este fin de semana que las ventas en ese sector se han reducido en hasta un 35% mensual ante el crecimiento de negocios de capital chino en República Dominicana.

Dijo que de continuar la competencia desleal en ese mercado, frente al incremento de instalaciones que ofrecen mercancía del mercado asiático a precios mucho más baratos que el mercado local, la consecuencia que arrastrará será la quiebra masiva de los representantes de matrícula dominicana.

“Que vayamos a la quiebra en los próximos años porque sin lugar a dudas con la desigualdad que nos estamos manejando y con las pérdidas constantes y sistemáticas que tenemos de disminución de las ventas vamos a tener como consecuencia una quiebra masiva”, declaró Blanco, al hablar para Nuria Investigación, programa que el pasado sábado destacó la situación que vive el comercio nacional frente a la citada situación.

El presidente de ADOIMFE opinó que a los empresarios ferreteros les motiva la inversión extranjera en el país, pero bajo reglas y normas establecidas en la República Dominicana.

Dijo que de manera directa el sector que representa impacta 50 mil empleos directos y de manera indirecta más de 150 mil.

Blanco expuso que una gran mayoría de los negocios chinos tienen contratados a empleados haitianos y chinos. “ Y eso al no estar regulado se evitan pagar con ello la Tesorería de la Seguridad Social (TSS), las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), INFOTEP y otras normas establecidas en la ley”.

“Ciertamente se levantan actas de infracciones por distintas violaciones, como salario, violación a jornada, al código de trabajo, es decir, nosotros encontramos hallazgos distintos de violación”, afirmó Andrés Valentín Herrera, director general de Trabajo del Ministerio de Trabajo, cuando Nuria Investigación lo consultó sobre el planteamiento del empresario ferretero.

Nuria Investigación citó algunos casos de artículos ferreteros y sus precios en ambos comercios. Mostró que en el caso de un alicate que los chinos venden a RD$170, en las ferreterías locales su precio alcanza entre los RD$400 y RD$500, un destornillador de estrias que en un establecimiento chino cuesta RD$30, en el comercio criollo va desde RD$54 hasta RD175, mientras una pinza corta de 8 pulgadas RD$175 y en los locales a RD$467.

“Nuestras ventas se están reduciendo entre un 30 y 35% en promedio mensual”, aseguró el empresario ferretero.

Cierre de negocios

La pasada semana la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) y la Dirección General de Aduanas (DGA) pusieron en marcha varios operativos, a través de los cuales cerraron 11 establecimientos comerciales chinos, por supuesto incumplimiento tributario, en Santo Domingo y Santiago de los Caballeros.

De inmediatio la comunidad china se pronunció instando a sus ciudadanos a cumplir las reglas, pero exigiendo respeto por parte de las autoridades a los derechos de los empresarios.

Muebles apoyan operativos de cierre

La Asociación Nacional de Industriales de Muebles, Colchones y Afines (Asonaimco) se sumó ayer a las entidades que expresan apoyo a los operativos conjuntos de las direcciones generales de Impuestos Internos (DGII) y de Aduanas (DGA), en las cuales clausuraron la semana pasada establecimientos comerciales de propietarios de origen asiáticos en el Distrito Nacional y Santiago.

El presidente de la entidad que agrupa a los principales fabricantes de muebles y colchones, Pedro Torres, solicitó a los organismos oficiales continuar con estas acciones y fiscalizando a los miles de negocios que operan irregularmente.