Últimas noticias
Skip to main content

SANTO DOMINGO.-Llavines cambiados, venta de un mismo apartamento a dos personas, son parte de las quejas de los querellantes, que se viven frente al Palacio de Justicia de Ciudad Nueva este martes, mientras se lleva a cabo la audiencia de medida de coerción a los implicados en la llamada «Operación Nido», a través de la cual el Ministerio Público apresó a principios del presente mes de enero a 7 personas.

Con sus casos particulares, pero teniendo como elemento común la estafa, decenas de querellantes se mantienen vigilantes a las afueras del Palacio de Justicia, donde el Ministerio Público solicita 18 meses de prisión preventiva por la estafa que de acuerdo al expediente del órgano acusador, sobrepasa los 700 millones de pesos.

Hasta para el abogado de los imputados, Felix Portes, se diseñaron carteles, argumentando que este también los engañó. «todo el dinero no se gana», se escuchó comentar a algunos de los querellantes.

Están señalados por el caso Emmanuel Rivera Ledesma, sus dos hijos Emmanuel Eduardo y María Gabriela Rivera Pichardo, y también su esposa Escarlet Mercedes Cruz Figueroa, su hermana Mirna Catalina Rivera Ledesma. Además, Reilin Arismendy Rosario García, Juan Omar Rosario López y las personas jurídicas Inmobiliaria & Diseños Arquitectónicos, Indisarq y CRD Equipos Pesados, SRL.

Mario Pérez declaró a Diario Libre que el día 05 de octubre fue a la entrega de su vivienda y a un brindis que le tenían preparado los contratistas a él y a los demás que compraron en el edificio Ruth Tower ubicado en el Ensanche Isabelita, Santo Domingo Oeste. 

Ese mismo día le entregaron las llaves. Al día siguiente, 6 de octubre, se dieron cuenta que los llavines habían sido cambiados y los contratistas jamás le volvieron a dar la cara. La esposa de Mario, Glenis Díaz,  también resultó afectada. Ambos pagaron 6 millones 650 mil pesos. 

Doble venta

Varios de los querellantes manifestaron que un mismo apartamento se lo vendieron a dos personas y que se dieron cuenta a través de un grupo de WhatsApp que habían creado.

«Hay un muchacho que dice que tiene el 4B y yo le dije 4B, pero ese es mi apartamento y yo hasta de chiste le dije vamos a vivir juntos tú y yo», expresó la señora Lorenza Santana. 

Según el Ministerio Público las víctimas sobrepasan los 300 afectados, aunque solo 174 personas han presentado la querella formal. 

Foto portada: CDN