Últimas noticias
Skip to main content

Considera urgente buscar soluciones definitivas 

SANTO DOMINGO.- Las inundaciones resultantes de un inadecuado sistema de drenaje pluvial representan una amenaza directa para la infraestructura urbana y la seguridad de sus residentes, consideró ayer el arquitecto Edgar Martínez, quien además, planteó la búsqueda de solución inmediata y eficaz a una realidad que “vivimos hoy en Santo Domingo”.

Declaró que las calles anegadas, los daños a propiedades, a las infraestructuras y riesgos para la vida, son consecuencias que demandan una respuesta inmediata y eficaz. “La urgencia de abordar las soluciones para el problema de infraestructura de drenaje, mejorar las prácticas urbanas sostenibles y desarrollar medidas de gestión de riesgos, en el Distrito Nacional, es más apremiante que nunca”, expuso el profesional, al ofrecer declaraciones para El Inmobiliario.

Martínez sostuvo que el crecimiento exponencial de las áreas urbanas, impulsado por el aumento de la población y la expansión de las infraestructuras, plantea desafíos significativos para la gestión de las aguas pluviales en entornos urbanos.

“En el caso del Distrito Nacional, la problemática del drenaje pluvial se ha vuelto crítico, exacerbado por lluvias torrenciales que, lamentablemente, han llevado a inundaciones recurrentes y que cada vez generan situaciones más dramáticas. Abordar esta problemática no solo es imperativo para la preservación de la calidad de vida de sus residentes, sino también, para el creciente desarrollo de la ciudad”.

Agregó el destacado arquitecto que el acelerado crecimiento de Santo Domingo ha llevado a un cambio significativo en el uso de suelo, con la proliferación de áreas urbanizadas de altas densidades con la consecuente disminución de zonas permeables, fundamentalmente áreas verdes, cambio que, precisó, dificulta la absorción natural de las aguas de lluvias y aumenta el riesgo de inundaciones.

“Las inundaciones recurrentes cada vez más afectan la seguridad física y tienen un impacto negativo en la calidad de vida de los ciudadanos. La movilidad se ve comprometida, los servicios básicos se ven interrumpidos e incluso, la salud pública se ve amenazada. Y el costo por reparación o reposición de las estructuras afectadas exige el uso de recursos económicos no previstos en los presupuestos del Estado. Las inundaciones por lluvias no solo representan un desafío ambiental, sino que también infligen un devastador impacto económico y humano”, dijo Martínez, CEO de Xtriba, una empresa inmobiliaria.

Detalló que las inundaciones recurrentes van dejando una marca indeleble en las estructuras urbanas y, lo que es más lamentable, van cobrando un alto precio humano que trasciende las cifras económicas.

“La búsqueda de soluciones definitivas requiere un enfoque integral, técnico y coordinado. Los desafíos relacionados con el drenaje pluvial son multifacéticos y exigen una coordinación eficaz entre las diferentes entidades gubernamentales competentes y los actores de la sociedad civil. La colaboración interinstitucional es esencial para superar barreras administrativas y garantizar la implementación exitosa de soluciones integrales”, expuso Martínez.

Opinó que los gobiernos deben comprometer los presupuestos anuales con partidas que respalden la planificación, construcción y mantenimiento contínuo de las infraestructuras de drenaje pluvial y que la inversión para las soluciones, no solo mitigará el riesgo de inundaciones, sino que también contribuirá a la creación de entornos urbanos más sostenibles y habitables y que las soluciones y planificación a largo plazo deben considerar la readaptabilidad del sistema de drenaje actual al crecimiento de la ciudad.

“Esto debe priorizar la expansión y mejora de las infraestructuras de drenaje, la creación de áreas verdes permeables y la aplicación de prácticas de gestión de la limpieza de la ciudad por todos los ciudadanos”, comentó.

Para el arquitecto Edgar Matínez es crucial la participación de los expertos para las soluciones técnicas definitivas. “Urge la concientización de la sociedad sobre prácticas de gestión de la basura en las calles y avenidas, por la imperante necesidad de mantener limpios los sistemas de drenaje”.

Abundó en que la acción inmediata es esencial para construir un futuro donde las lluvias torrenciales no representen una amenaza constante para la prosperidad de Santo Domingo.

“La urgencia de abordar las soluciones para el problema de infraestructura de drenaje, mejorar las prácticas urbanas sostenibles y desarrollar medidas de gestión de riesgos, en el Distrito Nacional, es más apremiante que nunca”, insistió el profesional.