Últimas noticias
Skip to main content

El negocio inmobiliario es una industria extremadamente competitiva, en la que los agentes buscan localizar las residencias y negocios óptimos para sus clientes. Si usted es agente inmobiliario o desea serlo en el futuro, adquirir las habilidades adecuadas le ayudará a mejorar su carrera. ¿Cuáles son las habilidades más importantes para esta profesión?

Hay varias competencias de los agentes inmobiliarios que son beneficiosas para las personas que trabajan como tales. Los agentes inmobiliarios a menudo tienen que ser adaptables y pueden negociar acuerdos, investigar propiedades, comunicarse con los clientes y publicitar su negocio, todo en un mismo día. Aunque muchos piensan que los agentes inmobiliarios se dedican a vender casas, en realidad realizan muchas actividades además de vender propiedades. Además, mientras que algunos vendedores están deseosos de vender un producto para su empleador, los agentes inmobiliarios suelen estar más interesados en encontrar la propiedad adecuada para sus clientes. Te compartimos las principales habilidades de que debe estar dotado un agente inmobiliario:

Habilidades de comunicación

La comunicación es extremadamente importante para los agentes inmobiliarios en muchos aspectos de su trabajo. Principalmente, los agentes inmobiliarios deben ser capaces de comunicarse claramente con los clientes potenciales y actuales. Los agentes inmobiliarios que trabajan en equipo también necesitan comunicarse con sus colegas. La comercialización de su negocio inmobiliario requiere una excelente capacidad de comunicación a la hora de establecer contactos y comunicarse con los clientes potenciales. Los agentes inmobiliarios que estén interesados en trabajar como corredores y en poner a la venta viviendas también tienen que ser capaces de redactar listados de propiedades claros que atraigan a los compradores.

Resolución de problemas

Los agentes inmobiliarios tienen que resolver regularmente problemas para sus clientes. Por ejemplo, un cliente puede decirle a un agente inmobiliario que necesita una casa para una fecha concreta que se acerca rápidamente o puede tener una lista muy concreta de cosas que necesita en su nueva casa y que son difíciles de encontrar. El agente inmobiliario tiene que hacer todo lo posible para resolver estos problemas de forma eficaz para sus clientes, de modo que consiga una venta y sus clientes estén contentos. Algunos problemas a los que se enfrenta un agente inmobiliario requieren un pensamiento creativo para resolverlos.

Habilidades tecnológicas

Los agentes inmobiliarios suelen utilizar la tecnología para compartir los listados de viviendas con los clientes. Los avances tecnológicos han aportado muchas cosas al proceso inmobiliario, como la variedad de aplicaciones que pueden utilizarse para la búsqueda de viviendas, el auge de los recorridos en 3D para los listados de viviendas y la forma de compartir los listados. Algunos agentes inmobiliarios pueden incluso tener que mostrar casas a los clientes mediante videoconferencia si el cliente vive en otra ciudad o estado y no puede estar presente en la visita. Además, la tecnología es útil para los agentes inmobiliarios para la comunicación y el marketing.

Conocimiento de su sector

El sector inmobiliario es muy competitivo y las cosas pueden cambiar rápidamente. Por ejemplo, puede haber muchas casas en el mercado pero no tantos compradores o puede haber un mercado inmobiliario caliente con poco inventario para los compradores que están buscando. Los agentes inmobiliarios tienen que estar al tanto de este tipo de cosas, así como de las tendencias del mercado relacionadas con los tipos de casas que son populares o los barrios que resultan atractivos para determinados tipos de compradores.

Habilidades de negociación

Los agentes inmobiliarios suelen participar en negociaciones, especialmente como representantes de sus clientes. Tienen que ser capaces de negociar bien y, al mismo tiempo, seguir las normas y reglas de su sector inmobiliario local. Por ejemplo, los agentes inmobiliarios a menudo tienen que presentar una oferta por escrito al agente que representa una propiedad que está en venta, y entonces el proceso de negociación puede ser complejo. Los agentes inmobiliarios deben entender las necesidades de sus clientes para poder representarlas durante las negociaciones.

Conocimiento local

Los agentes inmobiliarios tienen que estar muy bien informados sobre la zona en la que trabajan. Esto incluye cosas como cuáles son las tendencias de la vivienda a nivel local, pero también incluye cosas como dónde se encuentran los servicios locales, cómo son los diferentes distritos escolares, qué tipos de barrios hay en esa zona y cuáles son los precios generales de la vivienda en diferentes partes de la zona. Los clientes suelen contratar a agentes inmobiliarios para que sean un recurso experto para ellos en relación con este tipo de cosas mientras buscan una casa.

Habilidades organizativas

Los agentes inmobiliarios tienen muchas tareas de las que son responsables, como atender a varios clientes a la vez, por lo que es importante mantenerse organizado. Los agentes inmobiliarios pueden tener muchos documentos y archivos que gestionar, ya sea física o digitalmente, y mantenerlos organizados hace que sea más fácil encontrar el documento adecuado cuando se necesita. Los agentes inmobiliarios también tienen que mantener un horario para reunirse con clientes y colegas a la hora que hayan acordado, especialmente porque ser confiable es importante para los agentes inmobiliarios.

Ética e integridad

Los agentes inmobiliarios trabajan en un sector que está cuidadosamente regulado para garantizar la protección de los consumidores, sobre todo porque la compra de bienes inmuebles suele ser la transacción más cara que una persona media realizará en su vida. Los agentes inmobiliarios deben tener una sólida comprensión de lo que significa trabajar y actuar con ética e integridad. Este tipo de agentes inmobiliarios suelen tener una carrera más larga porque los clientes llegan a confiar en ellos por su comportamiento ético.

Habilidades para establecer redes

Los agentes inmobiliarios suelen trabajar en red, incluso cuando disfrutan de su tiempo personal fuera del trabajo. Dado que muchas personas prefieren trabajar con un agente inmobiliario que conocen o que alguien recomienda, la creación de redes es importante para que los agentes inmobiliarios encuentren nuevos clientes. Esto puede significar asistir a eventos locales o pedir a sus conocidos que compartan su información con cualquier persona que conozcan y que necesite un agente inmobiliario.

Conocimiento del derecho inmobiliario

La legislación inmobiliaria puede ser compleja y puede variar en función del lugar donde se viva y trabaje. Los agentes inmobiliarios tienen que tener al menos un conocimiento básico de la legislación inmobiliaria, especialmente en lo que se refiere al papeleo que conlleva la compra de una propiedad. Por ejemplo, un agente inmobiliario que representa a un cliente que está comprando una casa puede tener que rellenar un contrato para una oferta, finalizar la venta de la casa y cerrar la venta. Aunque el agente inmobiliario puede trabajar con otras personas para estos contratos, debe tener cierto conocimiento de lo que implica.

Comprensión de la arquitectura

Los términos arquitectónicos suelen ser importantes para que los agentes inmobiliarios los conozcan, ya que los clientes pueden pedir un estilo específico de casa o una característica arquitectónica. Por ejemplo, si un cliente pide que le muestren una casa de estilo colonial y el agente inmobiliario no está familiarizado con ese estilo y, en su lugar, le muestra un bungalow de estilo artesano, el cliente podría estar descontento.

Habilidades de marketing

Los agentes inmobiliarios necesitan regularmente comercializar sus servicios en su comunidad, especialmente aquellos agentes inmobiliarios que trabajan de forma independiente o para una empresa que no proporciona servicios de marketing para los agentes. El marketing para agentes inmobiliarios puede incluir anuncios físicos como carteles y vallas publicitarias, anuncios digitales en diversos lugares u otros esfuerzos como entrevistas de relaciones públicas. El marketing de un negocio inmobiliario puede atraer a más clientes, lo que hace crecer el negocio del agente inmobiliario.

Fuente: https://historiadelaempresa.com/